Información de la revista
Vol. 109. Núm. 2.
Páginas 179 (Marzo 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 109. Núm. 2.
Páginas 179 (Marzo 2018)
Imágenes en Dermatología
DOI: 10.1016/j.ad.2016.12.020
Acceso a texto completo
Loxoscelismo cutáneo-visceral
Viscerocutaneous Loxoscelism
Visitas
...
R. Cullena,
Autor para correspondencia
robertocullen@gmail.com

Autor para correspondencia.
, P. Hasbúnb, M.P. Piquerc
a Departamento de Dermatología, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Chile
b Centro de Especialidades Primarias San Lázaro, Santiago, Chile
c Facultad de Medicina Universidad de los Andes, Santiago, Chile
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Comentamos el caso de una mujer de 27 años que mientras duerme presenta un intenso dolor en la región escapular izquierda, asociado a 2 puntos sangrantes, que evolucionan con eritema y edema local. Al tercer día acude al servicio de urgencias, ya que ha presentado orina oscura y la lesión cutánea ha evolucionado a una placa violácea. La analítica demuestra anemia y compromiso de la función renal. Se hospitaliza con diagnóstico de loxoscelismo cutáneo-visceral, recibe terapia de soporte, clorfenamina, cloxacilina, paracetamol e hidrocortisona y evoluciona favorablemente, por lo que recibe el alta a las 2 semanas. Posteriormente se realizaron curas locales, requiriendo a la sexta semana un injerto de piel autólogo para su cierre.

El loxocelismo es un síndrome clínico causado por la mordida de las arañas del género Loxosceles. Este síndrome tiene 2 subtipos: el cutáneo, que se inicia con dolor y eritema local evolucionando típicamente a una úlcera necrótica de extensión y profundidad variables, y el cutáneo-visceral o sistémico, que a las manifestaciones cutáneas agrega anemia hemolítica y en casos graves compromiso renal. La necrosis cutánea suele hacerse aparente alrededor del tercer día de evolución, en forma de una placa violácea llamada placa livedoide. A la semana ya puede observarse una escara necrótica, seca, con bordes muy bien delimitados (figs. 1 a y b), que se desprende a las 3-5 semanas. Una clave diagnóstica es la constatación de las marcas dejadas por los quelíceros («colmillos») del arácnido en la piel (fig. 1c).

Figura 1
(0,2MB).
Copyright © 2017. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?