Información de la revista
Vol. 102. Núm. 8.
Páginas 634-635 (Octubre 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 102. Núm. 8.
Páginas 634-635 (Octubre 2011)
Carta científico-clínica
Acceso a texto completo
Adelgazamiento epidérmico en melanomas malignos
Epidermal Effacement in Malignant Melanoma
Visitas
...
R. Corbalán-Véleza,??
Autor para correspondencia
raulcorb@gmail.com

Autor para correspondencia.
, I. Oviedo-Ramírezb, E. Martínez-Barbab, A. Clemente-Ruiz de Almiróna
a Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Director:

El adelgazamiento epidérmico (AE) (consumption of the epidermis, epidermal effacement) es un hallazgo histológico que puede observarse en algunos melanomas malignos1–4. Consiste en un adelgazamiento o en la desaparición de capas celulares epidérmicas en la zona suprayacente al melanoma1,2. Hantschke et al1 encuentran AE en 88 de 102 melanomas (86%) y solo en 12 de 125 nevus de Spitz (9,6%).También estudian 61 lesiones spitzoides sin «diagnóstico claro» y tras realizarles técnicas de hibridación genómica encuentran AE en 6 de 42 (14%) lesiones que fueron reclasificadas como benignas y en 14 de 19 (74%) que fueron reclasificadas como malignas. Walters et al2 encuentran AE en 92 de 213 melanomas (43%), solo en 4 de 94 (4,2%) melanomas in situ/nevus con displasia severa y en ninguno de 146 nevus benignos (114 nevus con displasia leve, 8 nevus congénitos y 24 nevus comunes). Es decir, el AE se podría utilizar, con cierta prudencia, como un criterio más a favor de melanoma maligno cuando se realiza diagnóstico diferencial entre melanoma y nevus de Spitz y/o nevus con displasia.

A pesar de que este hallazgo se observaría con cierta frecuencia en los melanomas (Hantschke et al1 y Walters et al2 lo observan en un 86% y un 43% de sus melanomas, respectivamente), existen muy pocos estudios sobre el AE, y pensamos que este signo histológico es poco conocido por la mayoría de dermatólogos.

Recientemente hemos observado 2 casos de melanomas malignos donde pudimos comprobar AE. El primero de ellos era un melanoma de extensión superficial (MES) en fase de crecimiento vertical, índice de Breslow 0,95mm, nivel de Clark III, localizado en brazo derecho (fig. 1), y el segundo un MES en fase de crecimiento vertical, índice de Breslow 1,87mm, nivel de Clark IV, localizado en el abdomen (fig. 2). Ambos se habían extirpado a dos pacientes varones, de 51 y 50 años respectivamente.

Figura 1.

Adelgazamiento epidérmico suprayacente a melanoma maligno (H/E ×100).

(0,26MB).
Figura 2.

Melanoma de extensión superficial: la epidermis suprayacente está constituida en algunas zonas sólo por una capa de células (H/E ×100).

(0,23MB).

Respecto a la etiopatogenia del AE, se ha postulado si sería consecuencia de un proceso autoinmune o inmunológico, ya que también se ha observado AE en algunos nevus halo de Sutton (pseudo-AE)1–3; Walters et al2 lo descartan, ya que no encuentran relación entre AE y fenómenos de regresión y/o infiltrado inflamatorio. También podría tratarse de un fenómeno físico, debido a la compresión producida por el crecimiento del tumor1–3, si bien esto no explicaría por qué aparece AE en algunos melanomas finos (con un índice de Breslow bajo) o por qué no existe AE en casi todos los melanomas gruesos. Se ha observado AE en la zona adyacente a áreas de ulceración del melanoma, así como asociado a grietas, hendiduras y áreas de despegamiento epidérmico, por lo que los estudios previos concluyen que el AE sería un hallazgo histológico previo a la ulceración1–4. Hemos observado AE en algunas metástasis epidermotropas de melanoma, en las que, de nuevo podría representar un signo histológico previo a la ulceración.

Serían necesarios más estudios para determinar si el AE se asocia también a un peor pronóstico, tal como ocurre con la ulceración de los melanomas5,6. Además, el AE se observa más frecuentemente en relación con otros factores que también implican un pronóstico peor5,6 (en melanomas malignos con un índice de Breslow mayor, con ulceración, con mayor número de mitosis por campo y en relación con fases de crecimiento vertical2). Hasta que se determine si el AE se asocia a un peor pronóstico (comparable a la ulceración), pensamos que sería conveniente incluir el AE en los protocolos sobre informe histológico del melanoma7. Por otra parte, en un sentido totalmente inverso al AE, se ha descrito que la pseudohiperplasia epidérmica en la zona adyacente al melanoma se asociaría con un mejor pronóstico en melanomas gruesos8.

La cuestión es por qué aparece AE y/o ulceración en algunos melanomas malignos y en otros no, independientemente del tiempo de evolución, del índice de Breslow o de un crecimiento más rápido. Posiblemente, el AE (y por tanto la ulceración posterior) esté causado por la acción de metaloproteasas o se deba a la alteración de determinadas moléculas de adhesión, como la cadherina-E2,3,9,10.

Bibliografía
[1]
M. Hantschke, B.C. Bastian, E. LeBoit Ph.
Consumption of the epidermis. A diagnostic criterion for the differential diagnosis of melanoma and Spitz nevus.
Am J Surg Pathol, 28 (2004), pp. 1621-1625
[2]
R.F. Walters, P.A. Groben, K. Busam, R.C. Millikan, H. Rabinovitz, A. Cognetta, et al.
Consumption of the epidermis: A criterion in the differential diagnosis of melanoma and dysplastic nevi that is associated with increasing Breslow depth and ulceration.
Am J Dermatopathol, 29 (2007), pp. 527-533
[3]
M. Braun-Falco.
Clef formation and consumption of the epidermis in cutaneous melanocytic lesions - reply.
Human Pathol, 37 (2006), pp. 247
[4]
L.C. Dy, L.J. Buckel, R.M. Hurwitz.
Melanoma in situ with epidermal effacement: a compelling adjunctive finding.
J Drugs Dermatol, 6 (2007), pp. 708-711
[5]
R. Botella-Estrada, O. Sanmartín Jiménez.
Diferentes alteraciones genéticas causan diferentes melanomas y nuevas posibilidades terapéuticas.
Actas Dermosifiliogr, 101 (2010), pp. 394-400
[6]
M.J. Payette, M. Katz, J.M. Grant-Kels.
Melanoma prognostic factors found in the dermatopathology report.
[7]
E. Nagore, C. Monteagudo, M.I. Pinazo, R. Botella-Estrada, V. Oliver, J. Bañuls, et al.
Propuesta de protocolo para el informe histológico del tumor primario de los pacientes con un melanoma cutáneo del Grupo de Trabajo para el Melanoma Cutáneo de la Comunidad Valenciana.
Actas Dermosifiliogr, 98 (2007), pp. 459-465
[8]
E. Drunkenmölle, March WCh, D. Lübbe, P. Helmbold.
Paratumoral epidermal hyperplasia: a novel prognostic factor in thick primary melanoma of the skin?.
Am J Dermatopathol, 27 (2005), pp. 482-488
[9]
M.Y. Hsu, F. Meier, M. Herlyn.
Melanoma development and progression. A conspiracy between tumor and host.
Differentiation, 70 (2002), pp. 522-536
[10]
U.B. Hoffman, J.R. Westphal, G.N. Van Muijen, D.J. Ruiter.
Matrix metalloproteinases in human melanoma.
J invest Dermatol, 115 (2000), pp. 337-344
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L. y AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?