Información de la revista
Vol. 101. Núm. 1.
Páginas 87-88 (Enero - Febrero 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
English PDF
Más opciones de artículo
Vol. 101. Núm. 1.
Páginas 87-88 (Enero - Febrero 2010)
Caso para el diagnóstico
Acceso a texto completo
Nódulos eritematosos agrupados en el tronco
Cluster of erythematous nodules on the trunk
Visitas
...
C. Eguren??
Autor para correspondencia
c.eguren@hotmail.com

??Autor para correspondencia.
, D.I. Santiago, S. Pérez-Gala
Servicio de Dermatología, Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Historia clínica

Mujer de 42 años que consulta por la presencia desde hacía 5 años de lesiones nodulares agrupadas en la región dorsal izquierda, éstas habían permanecido estables y resultaban discretamente pruriginosas. Al interrogar a la paciente acerca de sus antecedentes personales y familiares, refería que había sido histerectomizada a los 32 años por miomatosis. De sus 6 hermanos (2 varones y 4 mujeres), un varón presentaba lesiones cutáneas similares pero generalizadas en el tronco y los miembros. Se había histerectomizado a una de las hermanas y a la madre por miomatosis uterina.

Exploración física

En la región dorsal izquierda se apreciaban múltiples nódulos de entre 2 y 5mm, eritematosos, semiesféricos, de consistencia firme, adheridos a planos profundos y que se agrupaban formando una placa de 10×4cm de diámetro (fig. 1). Tras la exploración cutánea completa no se evidenciaron otras lesiones.

Figura 1.

Nódulos eritematosos, de 2–5mm de diámetro, firmes, adheridos a planos profundos y agrupados en la región dorsal izquierda.

(0,14MB).
Histopatología

La biopsia de una de las lesiones nodulares mostró abundantes fascículos entrecruzados compuestos por células fusiformes, con núcleos centrales alargados y de bordes romos en la dermis media y profunda (figs. 2 y 3).

Figura 2.

Tumor dérmico no encapsulado compuesto por fascículos entrecruzados. Hematoxilina-eosina, ×10.

(0,08MB).
Figura 3.

Haces formados por células fusiformes de citoplasma eosinófilo y núcleos alargados de bordes romos. Hematoxilina-eosina, ×20.

(0,08MB).
Pruebas complementarias

Los estudios de laboratorio con hemograma, bioquímica y marcadores tumorales eran normales. Se realizó una ecografía abdominal en la que no se observaron alteraciones significativas.

Diagnóstico

Leiomiomatosis cutánea y uterina múltiple familiar (síndrome de Reed).

Evolución y tratamiento

Las lesiones ocasionaban únicamente discreto prurito y, dada su benignidad, se optó por no tratar. La paciente acude anualmente a nuestra consulta para controlar la evolución de las lesiones cutáneas y realizar el despistaje de los posibles tumores asociados.

Comentarios

El cuadro clínico que combina leiomiomas cutáneos múltiples familiares o hereditarios con leiomiomas uterinos se denomina leiomiomatosis cutánea y uterina múltiple familiar o síndrome de Reed. Se trata de una alteración de herencia autosómica dominante con penetrancia incompleta producida por mutaciones heterocigotas en la línea germinal del gen 1q42.3-43. Éste codifica la fumarato hidrasa, enzima mitocondrial del ciclo de Krebs que cataliza la conversión de fumarato en malato y actúa como supresor de tumores1. Entre el 1–14% de los individuos con mutación del gen fumarato hidrasa asocia además carcinoma renal. Se trata de la variante conocida como leiomiomatosis hereditaria y cáncer renal2. El carcinoma renal suele corresponder a un carcinoma quístico o papilar que se desarrolla en la tercera o cuarta década de la vida y generalmente presenta un curso agresivo con metástasis tempranas3.

El piloleiomioma es un tumor dérmico benigno que deriva del músculo liso erector del pelo y puede ser solitario o múltiple. Los piloleiomiomas múltiples aparecen generalmente en el tronco con una disposición agminada, lineal o metamérica y se presentan como pápulas o nódulos semiesféricos, de entre 1 y 20mm, duros, fijos a planos profundos, de superficie lisa y color pardo rojizo, que pueden coalescer y llegar a formar placas de superficie abollonada. Con frecuencia se asocian a dolor desencadenado por frío, roce suave, presión, trauma y emociones. La evolución habitual de estos tumores es un aumento progresivo en el número y el tamaño de las lesiones, que quedan confinadas al lugar inicial de aparición. En el diagnóstico diferencial deben considerarse varias tumoraciones dérmicas como dermatofibromas múltiples agrupados, schwannomas, neurofibromas, tumores anexiales y metástasis4.

Histológicamente se observan tumores dérmicos no encapsulados con una banda subepidérmica respetada. Se componen de fascículos entrelazados formados por células fusiformes, de citoplasma eosinófilo, con núcleos centrales alargados y de bordes romos (en forma de cigarro de puro) y con vacuolas perinucleares4.

El tratamiento de las lesiones cutáneas se basa en la sintomatología o la preocupación estética. Las medidas que se requieren son, por lo general, el camuflaje cosmético y evitar los factores desencadenantes del dolor. Otra opción es la extirpación quirúrgica, aunque las recidivas son frecuentes. Se han probado tratamientos con bloqueantes-α (fenoxibenzamina), antagonistas del calcio (nifedipino), nitroglicerina, gabapentina, analgésicos y recientemente se ha publicado un caso tratado con toxina botulínica5–7. Sea cual sea la opción terapéutica elegida, lo más importante es alertar al paciente del riesgo de desarrollo de carcinoma renal y realizar un seguimiento mediante pruebas de imagen de forma periódica.

El caso que presentamos se parece tanto en la clínica como en la histología a lo clásicamente descrito en el síndrome de Reed. No pautamos tratamiento por decisión de la paciente pero sí continuamos con el seguimiento para descartar tumores asociados.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
G.S. Chuang, A. Martinez-Mir, A. Geyer, D.E. Engler, B. Glaser, P.B. Cserhalmi-Friedman, et al.
Germline fumarate hydratase mutations and evidence for a founder mutation underlying multiple cutaneous and uterine leiomyomata.
J Am Acad Dermatol, 52 (2005), pp. 410-416
[2]
S. Badeloe, R.S. Bladergroen, M.F. Jonkman, N.P. Burrows, P.M. Steijlen, P. Poblete-Gutiérrez, et al.
Hereditary multiple cutaneous leiomyoma resulting from novel mutations in the fumarate hydratase gene.
J Dermatol Sci, 51 (2008), pp. 139-143
[3]
G. Hayedeh, M. Fatemeh, R. Ahmadreza, A. Masoud, S. Ahmad.
Hereditary leiomyomatosis and renal cell carcinoma syndrome: A case report.
Dermatol Online J, 14 (2008), pp. 16
[4]
S. Kohler.
Muscle adipose and cartilage neoplasms.
Dermatology, 2 ed, pp. 1981-1983
[5]
J.A. Thompson Jr.
Therapy for painful cutaneous leiomyomas.
J Am Acad Dermatol, 13 (1985), pp. 865-867
[6]
A.J. Chaves, J.M. Fernández-Recio, D. De Argila, I. Rodríguez-Nevado, M. Catalina.
Leiomioma cutáneo zosteriforme. Tratamiento satisfactorio con doxazosina oral.
Actas Dermosifiliogr, 98 (2007), pp. 494-496
[7]
M. Onder, E. Adisen.
A new indication of botulinum toxin: Leiomyoma-related pain.
J Am Acad Dermatol, 60 (2009), pp. 325-328
Copyright © 2009. Elsevier España, S.L. y AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?