Información de la revista
Vol. 112. Núm. 9.
Páginas 862-864 (Octubre 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 112. Núm. 9.
Páginas 862-864 (Octubre 2021)
CARTA AL DIRECTOR
DOI: 10.1016/j.ad.2020.01.018
Open Access
Depósito de amiloides secundario en poroma pigmentado
Secondary Amyloid Deposition in Pigmented Poroma
Visitas
...
S. Igari, T. Ito, M. Ishikawa, T. Hiraiwa, T. Yamamoto
Autor para correspondencia
toyamade@fmu.ac.jp

Autor para correspondencia.
Department of Dermatology, Fukushima Medical University, Fukushima, Japan
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Director:

Se observan depósitos amiloides secundarios de manera ocasional en tumores de piel benignos y malignos. Sin embargo, son raros los depósitos amiloides asociados a neoplasias en las glándulas sudoríparas1,2. Describimos aquí un caso de depósitos amiloides secundarios en un poroma pigmentado.

Una mujer japonesa de 78 años de edad acudió a nuestro departamento por un nódulo en el pie que había aparecido un año antes. El examen físico reveló un nódulo pardusco bien delimitado de 13 mm de diámetro en la parte interna del pie derecho (fig. 1a). El examen dermoscópico reveló estructuras de color marrón oscuro con forma de globo con vasos polimorfos en forma de horquilla (fig. 1b). Tras realizar un diagnóstico mediante biopsia por punción, se extrajo quirúrgicamente el nódulo bajo anestesia local. Las características histológicas mostraron cordones de células tumorales que se extendían desde la epidermis hasta la dermis media (fig. 2a). Dichas células tumorales tenían células basofílicas con pequeños núcleos redondos y células cuticulares con diferenciación ductal que fue positiva en la prueba CEA (fig. 2b). Se observó un incremento del número de melanocitos dentro de los nidos que fueron confirmados con las tinciones Fontana-Masson y MART-1 (fig. 2c). Los nidos tumorales contenían depósitos abundantes de melanina, detectándose también melanófagos en el estroma (fig. 2d). Cabe destacar que se encontró un número masivo de materiales eosinofílicos delimitados dentro del estroma (fig. 2d), que fueron positivos en las pruebas Rojo Congo y Dylon (fig. 2e), así como en la de anticuerpos anti-citoqueratina CK5 (fig. 2f). Se rechazó el diagnóstico de amiloidosis sistémica.

Figura 1.

Nódulo pardusco bien delimitado en el lado interno del pie derecho (a). La dermoscopia reveló estructuras de tipo globular con vasos polimorfos (b).

(0,11MB).
Figura 2.

Características histológicas que muestran nidos tumorales basofílicos que se extienden desde la epidermis a la dermis media (hematoxilina y eosina) (a). La mayor ampliación muestra estructuras ductales dentro de los nidos (b), que fueron positivas con la tinción CEA (insert). La tinción MART-1 reveló el incremento del número de melanocitos dentro de los nidos tumorales (c). Una serie de depósitos de melanina dentro de los nidos tumorales, así como melanófagos y materiales amorfos en el estroma (d). Los materiales amorfos en el estroma resultaron positivos con las tinciones Rojo Congo (e) y CK5 (f) (ampliación original a:×40, b: ×200, c: ×100, d-f: ×400).

(0,47MB).

Hasta la fecha se han reportado pocos casos de neoplasias en glándulas sudoríparas con depósitos secundarios de amiloides1,2. Ueo et al.2 reportaron un caso de poroma con depósito amiloide2. Dicho caso desarrolló porocarcinoma en hidroacantoma simple pigmentado en el glúteo. De manera interesante, se detectaron numerosos glóbulos amiloides en la dermis superior, lo cual fue consistente con los nidos de hidroacantoma simple pigmentado. Ellos especularon que los depósitos amiloides fueron sintetizados a partir de queratina alterada procedente de células tumorales, basándose en la expresión positiva de 34βE12. Por otro lado, el caso presente desarrolló amiloidosis secundaria asociada a poroma pigmentado de tipo Pinkus. El examen físico detallado no reflejó manifestación cutánea en la espalda ni las extremidades, excluyéndose, por tanto, la posibilidad de amiloidosis cutánea primaria localizada.

El poroma pigmentado es una rara variante de poroma que compromete los sitios no acrales en pacientes que no sean de raza negra3. Histopatológicamente, el poroma pigmentado se caracteriza por la presencia de melanina en el interior de los nidos tumorales, así como melanófagos en el estroma adyacente, según ha sido observado en el presente caso. Se ha apuntado a que diversos factores estimuladores de los melanocitos tales como la endotelina, el factor de células madre o el factor de crecimiento nervioso, pueden estar asociados a la colonización melanocítica en el poroma pigmentado en las zonas no palmoplantares4.

Se ha practicado dermoscopia ocasionalmente para poromas pigmentados y los estudios recientes han demostrado que las estructuras vasculares que incluyen vasos arborizantes, vasos en horquilla y vasos polimórficos, estructuras de tipo globular y aberturas de tipo comedo eran los principales hallazgos en dichos poromas5. Además, se observaron también diversas estructuras dermoscópicas. En el caso presente se observaron estructuras de tipo globular de color marrón oscuro con vasos polimorfos y vasos en horquilla. Basándonos en las características clínicas y dermoscópicas, sospechamos la presencia de poroma y realizamos una biopsia. La histopatología reveló nidos de células de poroma, reflejando también materiales amorfos en el estroma. Los resultados del examen inmunohistoquímico utilizando anticuerpos anti-CK5 fueron positivos en las áreas de depósitos de amiloides, lo cual sugirió el origen epidérmico del depósito cutáneo secundario de amiloides junto con poroma pigmentado. Son necesarios más estudios para esclarecer los mecanismos de los depósitos secundarios de amiloides en los tumores de piel.

Financiación

Este trabajo no ha recibido ningún tipo de financiación.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
T. Ueo, K. Kashima, T. Daa, Y. Kondoh, T. Yanagi, S. Yokoyama.
Porocarcinoma arising in pigmented hidroacanthoma simplex.
Am J Dermatopathol., 27 (2005), pp. 500-503
[2]
A. Saggini, T. Mully.
Reactive eccrine syringofibroadenomatosis secondary to primary cutaneous amyloidosis: a novel association.
J Cutan Pathol., 41 (2014), pp. 380-385
[3]
A. Phelps, M.J. Murphy.
Pigmented classic poromas: a tumor with a predilection for nonacral sites?.
J Cutan Pathol., 37 (2010), pp. 1121-1122
[4]
S. Hu, G. Chen, C. Wu, C.Y. Chai, W.T. Chen, C.C. Lan.
Pigmented eccrine poromas: expression of melanocyte-stimulating cytokines by tumor cells does not always result in melanocyte colonization.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 22 (2008), pp. 303-310
[5]
A. Minagawa, H. Koga.
Dermoscopy of pigmented poromas.
Dermatology., 221 (2010), pp. 78-83
Copyright © 2021. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?