Información de la revista
Vol. 112. Núm. 9.
Páginas 859-862 (Octubre 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 112. Núm. 9.
Páginas 859-862 (Octubre 2021)
CARTA CIENTÍFICO-CLÍNICA
DOI: 10.1016/j.ad.2019.12.009
Open Access
Lupus cutáneo discoide inducido por capecitabina
Capcetabine-Induced Discoid Cutaneous Lupus
Visitas
...
N. Moreiras Ariasa,
Autor para correspondencia
noelia.moreiras.arias@sergas.es

Autor para correspondencia.
, M.E. Rosón Lópeza, J.M. Suárez Peñarandab, H.A. Vázquez Veigaa
a Servicio de Dermatología, Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, A Coruña, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, A Coruña, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (1)
Tabla 1. Casos publicados hasta el momento de lupus cutáneo en relación con capecitabina
Texto completo
Sr. Director:

La capecitabina es un agente quimioterápico, profármaco del 5-fluorouracilo (5-FU), de administración oral. Se absorbe a nivel intestinal y, posteriormente, sufre una serie de transformaciones enzimáticas mediante la vía de la timidina fosforilasa hasta convertirse en el metabolito biológicamente activo, el 5-FU1.

Su uso se ha incrementado en los últimos años, fundamentalmente para el tratamiento del cáncer del tracto gastrointestinal y de mama, debido a la vía oral de administración y a su mejor perfil de toxicidad, con una incidencia de efectos adversos graves menor que el 5-FU. Entre los efectos adversos cutáneos, el más frecuente es la eritrodisestesia palmoplantar2. Asimismo, se han descrito casos de lupus cutáneo asociado a capecitabina, en su mayoría de tipo subagudo.

Presentamos el caso de un varón de 62 años que fue remitido a Dermatología desde Oncología para la valoración de unas lesiones cutáneas pruriginosas en la cara y el tórax de 2 meses de evolución. Entre sus antecedentes personales destacaban una hipertensión arterial, una dislipidemia y una hiperuricemia, por las que recibía el mismo tratamiento desde hacía años. Además, presentaba un carcinoma epidermoide esofágico con metástasis óseas, por el que había comenzado el tratamiento con capecitabina 7 meses antes.

En la exploración física se objetivaron unas placas redondeadas eritematovioláceas, de un tamaño aproximado de 3cm, con descamación focal, localizadas en las mejillas. En el escote presentaba 2 placas eritematovioláceas de mayor tamaño (fig. 1). No se identificaron otras lesiones de interés en el resto de la superficie cutánea examinada.

Figura 1.

Placas eritematovioláceas a nivel facial y región del escote.

(0,12MB).

Dadas las características de las lesiones, se consideraron los siguientes posibles diagnósticos: lupus cutáneo, síndrome de Sweet, exantema fijo medicamentoso y linfoma cutáneo. Se solicitó analítica con estudio inmunológico, en el que destacaban unos anticuerpos antinucleares positivos a título 1/1.280, con un patrón de fluorescencia tipo NuMA-1 (fig. 2). Los anticuerpos anti-ADN, anti-ENA y antihistonas resultaron negativos.

Figura 2.

Inmunofluorescencia indirecta anti-NuMA 1: tinción granular nuclear con tinción de fibras del huso mitótico. Imagen cortesía del Dr. Eiras (Departamento de Inmunología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela).

(0,05MB).

Se realizó biopsia de una de las lesiones para estudio histopatológico, en el que se objetivó un infiltrado inflamatorio denso, localizado tanto en la epidermis como en los folículos pilosebáceos, compuesto en su mayoría por linfocitos e histiocitos, y con escasas células plasmáticas. Focalmente se identificaban queratinocitos disqueratósicos. Destacaban unas zonas con una atrofia epidérmica, paraqueratosis y un engrosamiento de la membrana basal, que se alternaban con otras en las que la arquitectura se encontraba mejor conservada. Asimismo, se apreciaban unos depósitos de mucina ligeros en la dermis reticular (fig. 3).

Figura 3.

Estudio histopatológico de una de las lesiones. A y B) Denso infiltrado inflamatorio en relación con áreas de epidermis y folículos pilosebáceos. C) Infiltrado compuesto en su mayoría por linfocitos e histiocitos, con escasas células plasmáticas. D) Destacaban zonas con atrofia epidérmica, paraqueratosis y engrosamiento de la membrana basal, alternando con otras en las que la arquitectura se encontraba mejor conservada.

(0,67MB).

Con estos hallazgos, el diagnóstico fue de un lupus cutáneo discoide inducido por capecitabina. Se suspendió el tratamiento con capecitabina, que fue sustituida por la combinación de carboplatino y placitaxel, con lo que las lesiones se resolvieron de forma paulatina hasta su resolución 3 meses después, con hiperpigmentación residual.

El lupus eritematoso inducido por fármacos consiste en la aparición de unas manifestaciones cutáneas compatibles con un lupus, tanto sistémico como formas cutáneas limitadas, coincidiendo con la introducción de un nuevo fármaco. Existen multitud de fármacos capaces de desencadenarlo. El tiempo de latencia es variable, desde unas pocas semanas en algunos casos de lupus eritematoso cutáneo subagudo hasta más de 6 meses en el lupus eritematoso cutáneo crónico. Los síntomas suelen revertir tras la suspensión del fármaco sospechoso. La etiopatogenia todavía es desconocida, aunque se postula que interviene tanto la susceptibilidad individual como el propio metabolismo del fármaco3.

El lupus eritematoso cutáneo crónico inducido por fármacos es una entidad infrecuente. Se caracteriza por unas lesiones eritematoescamosas, localizadas preferentemente en las zonas fotoexpuestas, que tienden a resolverse dejando una cicatriz atrófica. Se ha relacionado con capecitabina, 5-FU y anti-TNF alfa (adalimumab, infliximab)3.

El perfil inmunológico suele demostrar únicamente ANA positivos. En nuestro caso, los anticuerpos antinucleares presentaban un patrón de fluorescencia característico conocido como NuMA-1. Se trata de un subtipo infrecuente (<1%) de ANA dirigidos contra una proteína del huso mitótico. Se relacionan principalmente con enfermedades autoinmunes (síndrome de Sjögren, lupus eritematoso sistémico, etc.) y, en menor medida, pueden aparecer también en infecciones y procesos neoplásicos4.

Hasta el momento, existen al menos 9 casos de lupus cutáneo relacionado con tratamiento con capecitabina5–13. Únicamente uno de ellos se corresponde con un lupus discoide (tabla 1).

Tabla 1.

Casos publicados hasta el momento de lupus cutáneo en relación con capecitabina

Autores  Hallazgos histológicos  Hallazgos inmunológicos  Diagnóstico  Tiempo de latencia  Evolución de las lesiones tras suspender el tratamiento 
Weger et al.5 (2007)  Atrofia epidérmica, dermatitis de interfase con cambios citolíticos en los queratinocitos de la capa basal y mucinosis marcada  Anti-Ro+  Lupus cutáneo subagudo  7 días  Resolución en 6 semanas 
Merlin et al.6 (2008)  Atrofia epidérmica, licuefacción de la capa basal, infiltrado linfoide perivascular y perifolicular  ANA+Anti-ADN−Anti-ENA−Anti-Ro−Anti-La−  Lupus cutáneo discoide  3 meses  Resolución en 4 semanas 
Fernandes et al.7 (2009)  Reacción de interfase, degeneración vacuolar de la membrana basal, disqueratosis, infiltrado linfocítico perivascular y depósito intersticial de mucina  ANA+Anti-histonas +Anti-Ro+  Lupus cutáneo subagudo  2 semanas  Resolución en 4-6 semanas 
Floristan et al.8 (2009)  Dermatitis de interfase con degeneración vacuolar de la capa de queratinocitos basales  ANA+Anti-Ro+Anti-histonas −  Lupus cutáneo subagudo  3 semanas  Resolución en 2 semanas 
Kindem et al.9 (2013)  Atrofia epidérmica con queratinocitos necróticos, degeneración vacuolar, infiltrado linfohistiocitario perifolicular y perivascular en dermis y mucinosis marcada  ANA+Anti-Ro+Anti-La−Anti-ADN−Anti-histonas −  Lupus cutáneo subagudo  10 días  Resolución en 3 semanas 
Ko et al.10 (2013)  Dermatitis de interfase con cambios hidrópicos a nivel basal, infiltrado linfocítico perivascular y depósitos de mucina intersticial  ANA+Anti-Ro+Anti-La+  Lupus cutáneo subagudo  1 mes  Resolución 
Fongue et al.11 (2014)  Atrofia epidérmica con necrosis focal de queratinocitos, adelgazamiento de la membrana basal, infiltrado linfocitario perivascular y depósitos de mucina en dermis reticular  ANA+Anti-Ro+  Lupus cutáneo subagudo  4 meses  Resolución en 3 semanas 
Li et al.12 (2014)  Degeneración hidrópica de la capa basal, infiltrado linfohistiocitario perivascular, abundantes depósitos de mucina dérmicos  ANA+Anti-Ro+Anti-La+  Lupus cutáneo subagudo  2 semanas  Resolución en 12 semanas 
Kim et al.13 (2016)  Degeneración vacuolar de la capa basal de la epidermis, infiltrado linfocítico periapendicular y depósitos de mucina en dermis  ANA+Anti-Ro+  Lupus cutáneo subagudo  6 semanas  Resolución 
Nuestro caso (2018)  Infiltrado linfohistiocitario epidérmico y perianexial, queratinocitos disqueratósicos, depósitos de mucina en dermis reticular  ANA+Anti-ADN−Anti-ENA−Anti-histonas −  Lupus cutáneo discoide  5 meses  Resolución en 12 semanas 

Por lo tanto, aunque infrecuentemente, la capecitabina puede inducir un lupus cutáneo discoide y, por ello, el diagnóstico debe sospecharse en pacientes tratados con dicho fármaco que presenten un cuadro clínico compatible y una inmunología e histología concordantes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
M.W. Saif, N.A. Katirtzoglou, K.N. Syrigos.
Capecitabine: An overview of the side effects and their management.
Anticancer Drugs., 19 (2008), pp. 447-464
[2]
C.M. Walko, C. Lindley.
Capecitabine: A review.
[3]
M. Pretel, L. Marquès, A. España.
Lupus eritematoso inducido por fármacos.
Actas Dermosifiligr., 105 (2014), pp. 18-30
[4]
R. Szalat, P. Ghillani-Dalbin, M. Jallouli, Z. Amoura, L. Musset, P. Cacoub, et al.
Anti-NuMA1 and anti-NuMA2 (anti-HsEg5) antibodies: Clinical and immunological features: A propos of 40 new cases and review of the literature.
Autoimmun Rev., 9 (2010), pp. 652-656
[5]
W. Weger, B. Kränke, A. Gerger, W. Salmhofer, E. Aberer.
Occurrence of subacute cutaneous lupus erythematosus after treatment with fluorouracil and capecitabine..
J Am Acad Dermatol., 59 (2008), pp. S4-6
[6]
F. Merlin, T. Prochilo, B. Kildani, C. Lombardi, G. Pasolini, F. <el-al></el-al> Bonetti.
Discoid lupus erythematosus (DLE)-like lesions induced by capecitabine.
Int J Colorectal Dis., 23 (2008), pp. 715-716
[7]
N.F. Fernandes, M. Rosenbach, R. Elenitsas, J.M. Kist.
Subacute cutaneous lupus erythematosus associated with capecitabine monotherapy.
Arch Dermatol., 145 (2009), pp. 340-341
[8]
U. Floristan, R.A. Feltes, E. Sendagorta, M. Feito-Rodriguez, P. Ramírez-Marín, C. Vidaurrázaga, et al.
Subacute cutaneous lupus erythematosus induced by capecitabine.
Clin Exp Dermatol., 34 (2009), pp. e328-e329
[9]
S. Kindem, B. Llombart, C. Requena, A. Ruiz, V. Traves, C. Guillen, et al.
Subacute cutaneous lupus erythematosus after treatment with capecitabine.
J Dermatol., 40 (2013), pp. 75-76
[10]
J.H. Ko, C.I. Hsieh, C.Y. Chou, K.H. Wang.
Capecitabine-induced subacute cutaneous lupus erythematosus: Report of a case with positive rechallange test.
J Dermtol., 40 (2013), pp. 939-940
[11]
J. Fongue, B. Meunier, D. Lardet, M.P. Diconstanzo, F. Rouby, J.P. Terrier, et al.
Capecitabine-induced subacute cutaneous lupus: A case report.
Ann Dermatol Venereol., 141 (2014), pp. 593-597
[12]
Z. Li, N. Jiang, Y. Xu.
The concurrence of subacute cutaneous lupus erythematosus and hand-foot syndrome in a patient undergoing capecitabine chemotherapy.
Australas J Dermatol., 57 (2016), pp. 14-16
[13]
W.I. Kim, J.M. Kim, G.W. Kim, J.H. Mun, M. Song, H.S. Kim, et al.
Subacute cutaneous lupus erythematosus induced by capecitabine: 5-FU was innocent.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 30 (2016), pp. 163-164
Copyright © 2020. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?