Información de la revista
Vol. 112. Núm. 9.
Páginas 864-865 (Octubre 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 112. Núm. 9.
Páginas 864-865 (Octubre 2021)
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.ad.2021.05.003
Open Access
Pitiriasis rosada en un paciente pediátrico con diagnóstico confirmado de COVID-19
Pityriasis Rosea in a Confirmed COVID-19 Pediatric Patient
Visitas
...
I.N.S. Öncüa,
Autor para correspondencia
oncuisin@gmail.com

Autor para correspondencia.
, D. Gülera, G. Gürela, G.Ş. Yalçınb
a Departamento de Dermatología, Facultad de Medicina, Afyonkarahisar Health Sciences University, Afyonkarahisar, Turkey
b Departamento de Patología, Facultad de Medicina, Afyonkarahisar Health Sciences University, Afyonkarahisar, Turkey
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Director:

El 31 de diciembre de 2019 la Organización Mundial de la Salud identificó un nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en la ciudad de Wuhan, China, que se propagó con mucha rapidez, y que hasta la fecha ha causado la muerte a miles de personas por la enfermedad que provoca (COVID-19). Se han reportado diversas manifestaciones dermatológicas asociadas a la COVID-19. Entre ellas se han publicado previamente pitiriasis rosada (PR) y erupción de tipo PR. Durante la pandemia de la COVID-19 el diagnóstico de PR se ha vuelto más común1–5.

La PR es una enfermedad cutánea inflamatoria autolimitada que puede ser inducida por agentes virales: en especial herpesvirus humano 6 y herpesvirus humano 7, autoinmunidad, factores psicogénicos, vacunas y fármacos1,2.

Presentamos aquí un caso de PR en un paciente pediátrico con diagnóstico confirmado de COVID-19. El paciente y sus familiares han otorgado consentimiento informado escrito para la publicación de los datos de este caso.

Un niño de 10 años de edad acudió con historia de 20 días de erupción cutánea. Se sabía que había contraído infección por COVID-19 un mes atrás, y que no había recibido medicación alguna. Durante la exploración dermatológica se observaron pequeñas placas eritematosas y manchas elevadas y escamosas situadas en paralelo a las costillas (fig. 1). El recuento sanguíneo completo, las pruebas hepáticas y renales, los marcadores de hepatitis y los valores de sedimentación y PCR se hallaban dentro de rangos normales. En el examen histopatológico de la biopsia de una lesión se observaron picos focalizados de paraqueratosis, espongiosis, vesículas espongióticas focalizadas, exocitosis linfocítica, acantosis ligeramente irregular con leve homogenización de colágeno en la dermis, infiltración eritrocítica de leve a moderada en el plexo vascular superficial y dispersión de linfocitos (fig. 2). Se estableció diagnóstico de PR tras infección por COVID-19, dados los hallazgos clínicos e histopatológicos. Se trató al paciente con pomada de betametasona valerato, urea al 10% y cetirizina. Las lesiones se resolvieron un mes más tarde.

Figura 1.

Lesiones eritematosas difusas del tronco; muchas de estas lesiones tenían escamas periféricas.

(0,16MB).
Figura 2.

Cúmulos focales de paraqueratosis, exocitosis linfocitaria leve, algunas células inflamatorias mononucleares perivasculares y cierta extravasación eritocitaria (hematoxilina y eosina, ×200).

(0,06MB).

No se conoce con claridad la asociación entre PR y la infección por la COVID-19. En la literatura los pacientes con diagnóstico confirmado de COVID-19 desarrollaron PR y erupción de tipo PR, algunos de ellos sintomáticos o asintomáticos, y otros tras infectarse por la COVID-192–5. Por tanto, en un paciente que se presente con PR y erupción de tipo PR es necesario considerar la infección por COVID-19 y aconsejar la realización de pruebas de SARS-CoV-2 a los pacientes necesarios. La PR podría ser directamente dependiente de la infección por la COVID-19, o de la reactivación viral (herpesvirus humano 6, herpesvirus humano 7, virus de Epstein Barr)1–5. Además, el incremento de estrés psicológico causado por el periodo pandémico podría haber contribuido a desencadenar PR1. Debido al número limitado de datos se hace difícil probar una relación causal en estos casos.

En conclusión, los dermatólogos deben ser conscientes de los síntomas cutáneos vinculados a la infección por la COVID-19.

Bibliografía
[1]
R. Dursun, S.A. Temiz.
The clinics of HHV-6 infection in COVID-19 pandemic: Pityriasis rosea and Kawasaki disease.
Dermatol Ther, 33 (2020),
[2]
S. Veraldi, M. Romagnuolo, V. Benzecry.
Pityriasis rosea-like eruption revealing COVID-19.
Australas J Dermatol, 20 (2020), pp. 10
[3]
F. Drago, G. Ciccarese, A. Rebora, A. Parodi.
Human herpesvirus-6 -7, and Epstein-Barr virus reactivation in pityriasis rosea during COVID-19.
J Med Virol, 24 (2020), pp. 10
[4]
S. Veraldi, C.B. Spigariolo.
Pityriasis rosea and COVID-19.
J Med Virol, 18 (2020), pp. 10
[5]
M. Johansen, S.S. Chisolm, L.D. Aspey, M. Brahmbhatt.
Pityriasis rosea in otherwise asymptomatic confirmed COVID-19-positive patients: A report of 2 cases.
JAAD Case Rep, 7 (2021), pp. 93-94
Copyright © 2021. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?