Información de la revista
Vol. 110. Núm. 5.
Páginas 410-411 (Junio 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 110. Núm. 5.
Páginas 410-411 (Junio 2019)
Carta científico-clínica
DOI: 10.1016/j.ad.2018.02.029
Acceso a texto completo
Brote de psoriasis en placas y edema periférico en un paciente tratado con atezolizumab
Plaque Psoriasis Flare and Peripheral Edema in a Patient Treated With Atezolizumab
Visitas
...
J. Santos-Juanesa,
Autor para correspondencia
jorgesantosjuanes@gmail.com

Autor para correspondencia.
, P. Munguía Calzadaa, C. Álvarez Fernándezb
a Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España
b Servicio de Oncología Médica, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Director:

Un varón de 75 años fue remitido a la consulta de Dermatología para la valoración de unas lesiones cutáneas después de la administración de la primera dosis de atezolizumab (1.200mg) por un carcinoma urotelial poco diferenciado de uretra prostática en estadio iv (metástasis pulmonares, hepáticas, óseas y ganglionares). El paciente había completado 12 meses antes tratamiento sistémico con quimioterapia (cisplatino 75mg/m2 día 1+gemcitabina 1.250mg/m2 días 1, 8 y cada 21 días), 4 ciclos, sin respuesta clínica ni radiológica y mala tolerancia (astenia, emesis y desarrollo de insuficiencia renal moderada). Entre los antecedentes presentaba psoriasis leve, localizada en codos y rodillas de 42 años de evolución.

A los 12 días de la primera infusión de atezolizumab inicia un empeoramiento de las lesiones existentes y la rápida aparición de nuevas localizadas en superficie de extensión de ambas extremidades y tronco, intensamente pruriginosas, compatibles con el diagnóstico clínico de psoriasis (PASI=12, BSA=6, EVA PICOR=10). Se acompaña de edema distal en ambas extremidades inferiores. Se pautó de forma descendente prednisona 30mg vía oral 7 días, y disminución de 10mg cada semana, bilastina 20mg cada 12 horas y curas tópicas con propionato de clobetasol 0,1% crema cada 12 horas 15 días, con resolución de las lesiones en 3 semanas sin presentar ningún tipo de lesión residual. Se suspendió el tratamiento con atezolizumab ante la toxicidad cutánea experimentada. Dado el mal estado general el paciente rechazó cualquier tipo de medicación oncológica y se encuentra en cuidados paliativos. Se diagnosticó como probable reacción adversa a atezolizumab (algoritmo de Naranjo: 6 puntos).

El PD-1 (muerte programada 1) es un receptor clave del punto de control del sistema inmune que se expresa en las células con actividad T y funciona fundamentalmente en tejidos periféricos1. El atezolizumab es el primer inhibidor PD-L1 (ligando 1 de muerte programada) aprobado por la FDA; se trata de un anticuerpo monoclonal inmunoglobulina-G1 humanizado que se une selectivamente al PD-L1 y previene la interacción con PD-1 y B7-1 (también conocido como CD80) respetando la interacción entre PD-L2 (ligando 2 de muerte programada) y PD-12. Cuando el PD-1 se encuentra activado el sistema inmune está inhibido permitiendo el crecimiento de los tumores. Los nuevos fármacos frente a PD-1 (nivolumab, pembrolizumab, pidilizumab) y frente a PD-L1 (atezolizumab y durvalumab), en sus diferentes indicaciones para distintos cánceres, frenan esta inhibición permitiendo al sistema inmune controlar la progresión tumoral1.

Se han descrito reacciones adversas con fármacos inhibidores de PD-1 y PD-L1 hasta en el 50% de los pacientes, la mayoría de ellas cutáneas, reacciones liquenoides, eccema, vitíligo y prurito, en general leves, que no precisan suspender el tratamiento3,4. Sin embargo, otros autores señalan que estas reacciones inflamatorias son graves, precisan tratamiento con corticoides orales, y se correlacionan con una buena respuesta tumoral al tratamiento5. Un grupo de reacciones cutáneas a este grupo de fármacos son las que tienen como protagonista al neutrófilo, que probablemente por un aumento de su número en la piel ocasiona síndrome de Sweet, pustulosis exantemática generalizada aguda, erupción pustulosa intracorneal inducida por fármacos y psoriasis6. Otras reacciones cutáneas adversas menos frecuentes son el desarrollo de queratosis actínicas, carcinoma de células escamosas y queratosis seborreicas3. El edema periférico es una reacción adversa que ocurre en el 10% de los pacientes sometidos a tratamiento con atezolizumab7.

Recientemente se han empezado a comunicar casos de psoriasis desencadenados o agravados por este grupo de fármacos, pero solo uno de ellos se debe al atezolizumab8,9. En una serie reciente, el 66% de los pacientes presenta historia previa de psoriasis, en la mayoría de los casos se controla con tratamiento tópico y, rara vez, dada la intensidad de la afectación cutánea se precisa suspender el tratamiento o utilizar corticoides orales como en el presente caso8,9. En la mayoría de los casos la psoriasis se desencadena después de varias dosis. En el único caso descrito por atezolizumab ocurre después de la primera dosis al igual que en nuestro paciente.

Desde el punto de vista etiopatogénico en modelos de ratón se ha demostrado que la deficiencia en PD-1 aumenta el fenotipo de enfermedad cutánea psoriasis-like y que el PD-1 puede tener un papel regulatorio en el desarrollo de la enfermedad10. La vía del PD-1 en condiciones normales mantiene una homeostasis inmune normal que evita reacciones autoinmunes o daños en los tejidos sanos. La activación que se produce de las células T inducidas por los agentes que bloquean el PD1 puede contribuir, junto con otros factores, al desarrollo de psoriasis o exacerbación de psoriasis existentes11.

El bajo número de psoriasis asociada a atezolizumab probablemente se deba a su mecanismo de acción, que respeta la unión PD-1 y PD-L2. Debido a su diferente naturaleza (isotipos IgG4 o isotipo IgG1), mecanismos de acción y resultados antitumorales se ha recomendado no considerar los fármacos anti PD-1 y PD-L1 como un grupo9.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
S.L. Topalian, F.S. Hodi, J.R. Brahmer, S.N. Gettinger, D.C. Smith, D.F. McDermott, et al.
Safety, activity, and immune correlates of anti-PD-1 antibody in cancer.
N Engl J Med, 366 (2012), pp. 2443-2454
[2]
R.S. Herbst, J.C. Soria, M. Kowanetz, G.D. Fine, O. Hamid, M.F. Gordon, et al.
Predictive correlates of response to the anti-PD-L1 antibody MPDL3280A in cancer patients.
Nature., 515 (2014), pp. 563-567
[3]
L.K. Collins, M.S. Chapman, J.B. Carter, F.H. Samie.
Cutaneous adverse effects of the immune checkpoint inhibitors.
Curr Probl Cancer., 41 (2017), pp. 125-128
[4]
S.J. Hwang, G. Carlos, D. Wakade, K. Byth, B.Y. Kong, S. Chou, et al.
Cutaneous adverse events (AES) or anti-programmed cell death (PD)-1 therapy in patients with metastatic melanoma: A single-institution cohort.
[5]
G.J. Kaunitz, M. Loss, H. Rizvi, S. Ravi, J.D. Cuda, K.B. Bleich, et al.
Cutaneous eruptions in patients receiving immune checkpoint blockade: Clinicopathologic analysis of the nonlichenoid histologic pattern.
Am J Surg Pathol., 41 (2017), pp. 1381-1389
[6]
C.Y. Zhao, G. Consuegra, S. Chou, P. Fernández-Peñas.
Intracorneal pustular drug eruption, a novel cutaneous adverse event in anti-programmed cell death-1 patients that highlights the effect of anti-programmed cell death-1 in neutrophils.
Melanoma Research, 27 (2017), pp. 641-644
[7]
A. Rittmeyer, F. Barlesi, D. Waterkamp, K. Park, F. Ciardiello, J. von Pawel, et al.
Atezolizumab versus docetaxel in patients with previously treated non-small-cell lung cancer (OAK): A phase 3, open-label, multicentre randomised controlled trial.
Lancet., 389 (2017), pp. 255-265
[8]
J. Bonigen, C. Raynaud-Donzel, J. Hureaux, N. Kramkimel, A. Blom, G. Jeudy, et al.
Anti-PD1-induced psoriasis: A study of 21 patients.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 31 (2017), pp. e254-e257
[9]
J. Ruiz-Bañobre, J. García-González.
Anti-PD-1/PD-L1-induced psoriasis from an oncological perspective.
J Eur Acad Dermatol Venereol., 31 (2017), pp. e407-e408
[10]
Y. Imai, N. Ayithan, X. Wu, Y. Yuan, L. Wang, S.T. Hwang.
Cutting edge: PD-1 regulates imiquimod-induced psoriasiform dermatitis through inhibition of IL-17a expression by innate γδ-low T cells.
J Immunol., 195 (2015), pp. 421-425
[11]
D. Voudouri, V. Nikolaou, K. Laschos, A. Charpidou, N. Soupos, I. Triantafyllopoulou, et al.
Anti-PD1/PDL1 induced psoriasis.
Curr Probl Cancer., 41 (2017), pp. 407-412
Copyright © 2018. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
  • Material adicional
Herramientas
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1263])
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.