Información de la revista
Vol. 109. Núm. 1.
Páginas 75-78 (Enero - Febrero 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 109. Núm. 1.
Páginas 75-78 (Enero - Febrero 2018)
Carta científico-clínica
DOI: 10.1016/j.ad.2017.04.021
Acceso a texto completo
Infiltración cutánea por macroglobulinemia de Waldenström
Cutaneous Infiltration due to Waldenström Macroglobulinemia
Visitas
...
S. Oscoz-Jaimea,
Autor para correspondencia
saioaoscoz@gmail.com

Autor para correspondencia.
, A.D. Agulló-Péreza, C. Llanos-Chavarrib, J.I. Yanguas-Bayonaa
a Servicio de Dermatología, Complejo Hospitalario de Navarra, Pamplona (Navarra), España
b Servicio de Anatomía Patológica, Complejo Hospitalario de Navarra, Pamplona (Navarra), España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Resumen de casos reportados de afectación cutánea por MW (ver material adicional)
Texto completo
Sra. Directora:

La infiltración cutánea por células linfoplasmocitarias en la macroglobulinemia de Waldeström (MW) es un hecho muy inusual durante la evolución de esta enfermedad1.

Un varón de 73 años fue diagnosticado en 2011 de MW tras realizar un estudio de anemia y monocitosis casual en un análisis de sangre rutinario. Al diagnóstico, presentaba una afectación masiva de médula ósea, con infiltración por células linfoplasmocitarias de más del 45% del total, con restricción de cadenas ligeras lamba/kappa y componente monoclonal IgM en sangre de 3,84g/dL (normal <2,7g/dL). Además, se realizó el estudio de la mutación L265P en el exón 5 del gen MYD88 (3p22.2) que resultó positivo.

El estudio de extensión mostró adenomegalias axilares, retroperitoneales, ilíacas e inguinales, además de hepatoesplenomegalia. El paciente no refería síntomas de hiperviscosidad y la biopsia de tejido adiposo para amiloide resultó negativa, por lo que se decidió adoptar una actitud expectante.

En septiembre de 2014, consultó en dermatología por la aparición de unas placas eritematosas, ligeramente descamativas y asintomáticas en zona superior de tronco, espalda y cara (fig. 1a). El estudio histológico mostró un infiltrado linfoplasmocitario sugestivo de linfoma B (fig. 2a y b), con positividad predominante de CD20 (relación con CD3, 2:1) y negatividad para CD38 y CD138 (fig 2c y 2d). Las escasas células plasmáticas acompañantes no mostraron restricción de cadenas ligeras lambda/kappa. El estudio genético mostró reordenamiento positivo monoclonal IgH (región FR1) y biclonal IgH (región FR3), por lo que el diagnóstico fue concluyente con infiltración cutánea por un linfoma linfoplasmocítico/MW. No se realizó tinción inmunohistoquímica para IgM en la biopsia cutánea por no estar disponible en el centro.

Figura 1.

a) Placas eritematodescamativas en tórax y flancos. Presentación inicial. b) Curación de las lesiones cutáneas al mes de finalizar el tratamiento quimioterápico.

(0,15MB).
Figura 2.

a) H-E x2. Infiltrados linfoplasmocitarios en plexo perivascular superficial y profundo. b) H-E x40. Infiltrados linfoplasmocitarios periglandulares. c) CD20×10. Positividad para CD20 de infiltrado linfoplasmocitario. d) CD38×10. Negatividad del infiltrado neoplásico para CD38. Escasas células plasmáticas; no monoclonales; positivas para CD38.

(0,59MB).

Durante el año 2015 se objetivó progresión clínica (astenia, artralgias, pérdida de peso, sudoración), anemización progresiva (hemoglobina <10g/dL) y aumento en el tamaño de las adenopatías previas, por lo que se decidió iniciar tratamiento sistémico con 6 ciclos de rituximab y bendamustina a dosis habituales. Además, se asoció al tratamiento metilprednisolona tópica para las lesiones cutáneas. Un mes después del fin de la quimioterapia las lesiones cutáneas desaparecieron. El paciente refería mejoría de su estado general y se objetivó mejoría analítica (hemoglobina >12g/dL) y radiológica. Actualmente el paciente continúa asintomático desde el punto de general y cutáneo, en seguimiento por el Servicio de Hematología (fig. 1b).

La MW es un trastorno linfoproliferativo de tipo B poco frecuente, de etiología desconocida, caracterizado por proliferación de linfoplasmocitos en la médula ósea y un pico monoclonal de IgM en sangre periférica2.

La afectación cutánea por MW se da en el 5% de los casos de esta enfermedad. Según la clasificación de Libow et al. se diferencian 2tipos de lesiones cutáneas1,3: «neoplásicas» o como consecuencia de infiltración cutánea directa de las células linfoplasmocitarias y «no neoplásicas» o secundarias a la paraproteinemia. Las «no neoplásicas» son las más frecuentes y, a su vez, se clasifican en 3subtipos: aquellas relacionadas con el síndrome de hiperviscosidad (púrpura acral, sangrado de mucosas, edema periférico), las asociadas a crioglobulinemia (cianosis acral, fenómeno de Raynaud, hipersensibilidad al frío, livedo reticularis, vasculitis leucocitoclástica) y las relacionadas con las paraproteínas específicas (dermatitis ampollosa IgM, macroglobulinemia cutis y pápulas eritematosas asociadas a MW).

Las lesiones cutáneas «neoplásicas» o como consecuencia de la infiltración por células linfoplasmocitarias son las menos frecuentes. Existen descritos en la literatura únicamente una veintena de casos (tabla 1)3-8 y su diagnóstico en la práctica diaria es excepcional. Se caracterizan por presentarse clínicamente en forma de placas eritematosas, levemente descamativas, algo infiltradas y localizadas de manera preferente en cara y orejas de manera simétrica y en tórax, flancos y espalda3-8. Puede aparecer de manera precoz durante la enfermedad, pero cabe destacar que su presencia no empeora el pronóstico. Las células halladas en las lesiones cutáneas pertenecen a la estirpe linfoplasmocitaria y se caracterizan por presentar positividad para marcadores B (CD19, CD20, CD22) y negatividad para CD38 y CD138 (marcadores de células plasmáticas).

Tabla 1.

Resumen de casos reportados de afectación cutánea por MW (ver material adicional)

N° casos  Edad media (años)  H/M  Clínica cutánea  AP cutánea  Médula ósea  TTOS  L265P MYD88 
20  71,31  8/12  Placas eritemato-violáceas y descamativas en:
Cara y pabellones auriculares: 13/20
Tronco: 7/20
EEII: 4/20
EESS: 2/20 
Infiltrado linfoplasmocitoide en dermis reticular e hipodermis.

IgM+ 12/20
IgM – o no realizada: 8/20 


Positiva: 15/20
Negativa o NR: 5/20 
Clorambucil: 9/20
Ciclofosfamida: 3/20
Vincristina: 3/20
Rt: 2/20
CHOP: 2/20
Lomustina: 1/20
Plasmaféresis: 1/20
Rituximab+Bendamustina: 1/20 
NR: 19/20
Positivo: 1/20 (Oscoz-Jaime et al) 

Sexo: H: hombre; M: mujer; EEII: extremidades inferiores; EESS: extremidades superiores. AP cutánea=Anatomía Patológica cutánea.

IgM en AP cutánea medida por inmunofluorescencia directa (IFD): +(positiva), −(negativa).

Biopsia de médula ósea [NR: No registrado, Positivo=compatible con linfoma linfoplasmocítico].

TTOS=Tratamientos realizados. Rt=radioterapia. CHOP=ciclofosfamida+doxorrubicina+vincristina+prednisona.

L265P/MYD88=Mutación L265P en el gen MYD88. NR=no registrado/no realizado.

La diferenciación entre los casos de linfoma linfoplasmocítico/MW y linfoma de la zona marginal (LZM) con intensa diferenciación plasmocítica puede ser compleja en algunos casos, debido a que existen numerosos casos en los que puede existir una superposición clínico-patológica. Se puede recurrir al estudio de la ciclina D1 (positiva en el LZM y negativa en la afectación cutánea de MW) y el estudio de la mutación del gen MYD88 (mutación somática L265P positiva en la mayoría de los casos de MW9) y la traslocación t11;18 (presente en los casos de LZM) para realizar el diagnóstico definitivo de estas entidades10.

Las lesiones análogas a las lesiones «neoplásicas» de la MW en el mieloma múltiple son los plasmocitomas. Estos se presentan clínicamente como placas-nódulos eritematovioláceos o eritematoamarillentos, consecuencia de metástasis cutánea directa desde focos óseos adyacentes. Histológicamente se objetiva un infiltrado dérmico profundo e hipodérmico de células plasmáticas, que muestran positividad para CD38 y CD138 y negatividad para marcadores B. A diferencia de las lesiones por infiltración de MW, la presencia de plasmocitomas empeora el pronóstico de la enfermedad hematológica.

Destacamos la peculiaridad de nuestro caso debido a que la infiltración directa cutánea por el proceso linfoproliferativo es un hecho bastante infrecuente, según la literatura, y que no conlleva un empeoramiento en el pronóstico a pesar de ser una manifestación de progresión de la enfermedad.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
J. Del Olmo, A. España, M.A. Idoate, C. Panizo.
Macroglobulinemia de Waldenström asociada a lesiones cutáneas y crioglobulinemia tipo I.
Actas Dermosifiliogr., 99 (2008), pp. 138-144
[2]
P. Kapoor, J. Paludo, N. Vallumstela, P.R. Greipp.
Waldenström's macroglobulinemia: What an hematologist needs to know.
Blood Review., 29 (2015), pp. 301-319
[3]
L.F. Libow, J.P. Mawhinney, G.T. Bassinger.
Cutaneous Waldenström's macroglobulinemia: Report of a case and overview of the spectrum of cutaneous disease.
J Am Acad Dermatol., 45 (2001), pp. 202-206
[4]
M. Abdallah-Loft, C. Bourgeois-Droin, V. Perronne, N. Fouchard, S. Michel, E. Launay-Russ, et al.
Cutaneous manifestations as initial presentation of Waldenström's macroglobulinemia.
Eur J Dermatol., 13 (2003), pp. 90-92
[5]
F. Mantoux, J. Castanet, C. Perrin.
Localisations cutanées de la maladie de Waldenström.
Ann Dermatol Venereol., 129 (2002), pp. 53-55
[6]
I. Chan, E. Calonje, S.J. Whittaker.
Cutaneous Waldenström's macroglobulinemia.
Clin Exp Dermatol., 28 (2003), pp. 491-492
[7]
J.M. Mascaro, E. Montserrat, T. Estrach, E. Feliu, J. Ferrando, T. Castel, et al.
Specific cutaneous manifestations of Waldenstrom's macroglobulinemia. A report of two cases.
Br J Dermatol., 106 (1982), pp. 217-222
[8]
M. Sigal, C. Foldès, M. Grossin, M.A. Pocidalo, F. Basset, S. Belaïch.
Localisations cutanées spécifiques d’une maladie de Waldenström.
Ann Dermatol Venereol., 112 (1985), pp. 763-764
[9]
S.Y. Shin, S.T. Lee, H.Y. Kim, C.H. Park, J.W. Kim, S.J. Kim, et al.
Detection of MYD88 L265P in patients with lymphoplasmocytic lymphoma/Waldenstrom macroglobulinemia and other B-cell non-Hodgkin lymphomas.
Blood Res., 51 (2016), pp. 181-186
[10]
National Comprehensive Cancer [página principal en Internet]. Nodal Marginal Zone Lymphoma. EE. UU.: Tempero MA; c2017 [21/2/2017]; [consultado 11 mar 2017]; [aprox. 31 pantallas]. Disponible en: https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/b-cell.pdf.
Copyright © 2017. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
  • Material adicional
Herramientas
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.