Información de la revista
Vol. 111. Núm. 6.
Páginas 525-526 (Julio - Agosto 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 111. Núm. 6.
Páginas 525-526 (Julio - Agosto 2020)
Cartas científico-clínicas
DOI: 10.1016/j.ad.2018.11.011
Open Access
Infección por Mycobacterium marinum en una paciente en tratamiento con adalimumab
Mycobacterium marinum Infection in a Woman Taking Adalimumab
Visitas
...
L. Peña Merino
Autor para correspondencia
lander_merino@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, M. Mendieta-Eckert, I. Méndez Maestro, J. Gardeazabal García
Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Cruces, Barakaldo, Vizcaya, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Sr. Director:

Una mujer de 54 años estaba en tratamiento con adalimumab 40mg subcutáneo quincenal desde hacía un año por un cuadro de artritis reumatoide. Acudió a nuestras consultas por una erupción pruriginosa en la mano izquierda de 10 días de evolución, que se había iniciado pocos días después de sufrir un corte en el tercer dedo de esa mano manipulando pescado en su trabajo de cocinera. La paciente negaba el contacto con agua estancada (acuarios, estanques, etc.). En la exploración física se objetivaron múltiples pápulas eritemato-violáceas de 3-4mm en el dorso (fig. 1) y la palma de la mano izquierda, así como en la muñeca adyacente (fig. 2), y una erosión en la cara palmar del tercer dedo de la misma mano, que la paciente identificaba como la lesión inicial (fig. 2).

Figura 1.

Múltiples pápulas eritemato-violáceas de 3-4mm en el dorso de la mano izquierda.

(0,06MB).
Figura 2.

Lesiones similares en la palma y la muñeca de la mano izquierda, y erosión en la cara palmar del tercer dedo de la misma mano.

(0,06MB).

Se tomó una biopsia que reveló una epidermis con acantosis y aislados queratinocitos apoptóticos, un infiltrado inflamatorio en banda y daño vacuolar basal. En la dermis reticular y la hipodermis se observaron granulomas bien conformados constituidos por histiocitos y linfocitos en la periferia (fig. 3A). Las tinciones de Giemsa, PAS y plata de Grocott fueron negativas para microorganismos. Utilizando la tinción de Fite-Faraco se observaron bacilos ácido-alcohol resistentes (fig. 3B).

Figura 3.

A) Mediante la tinción de hematoxilina-eosina se observan, en la dermis reticular e hipodermis, granulomas bien conformados constituidos por histiocitos con linfocitos en la periferia. B) Utilizando al tinción de Fite-Faraco se observan bacilos ácido-alcohol resistentes.

(0,21MB).

La confirmación diagnóstica vino dada por el cultivo del material de biopsia en medio Löwenstein-Jensen, que se positivizó a los 20 días, y en el cual se aisló por el método de espectrometría de masas MALDI-TOF un Mycobacterium marinum. El diagnóstico quedó establecido de una infección cutánea localizada por este microorganismo, con un patrón de distribución no linfocutáneo. El estudio de sensibilidad antibiótica demostró la sensibilidad del microorganismo a kanamicina (alta carga), rifampicina, etambutol, etionamida, cicloserina y capreomicina; y la resistencia a estreptomicina, isoniacida, pirazinamida y ácido paraaminosalicílico (PAS). Inicialmente se pautó minociclina 100mg/cada 12h. A los 2 meses de tratamiento se objetivó una gran mejoría de las lesiones. Sin embargo, dado que aún persistía alguna activa, se cambió el antibiótico por claritromicina 500mg/cada 12h. Tras otros 2 meses de tratamiento solo quedaban lesiones residuales en forma de máculas marronáceas, por lo que se suspendió definitivamente el tratamiento antibiótico, sin recidiva posterior tras 6 meses de seguimiento.

Las especies de micobacterias diferentes a aquellas del complejo Mycobacterium tuberculosis y al Mycobacterium leprae, se denominan micobacterias no tuberculosas. La incidencia de las infecciones por estas micobacterias se está incrementando de manera dramática, debido principalmente al sida y al uso de tratamientos inmunosupresores1. El uso de inhibidores del TNF está asociado con un mayor riesgo de tuberculosis y de infección por micobacterias no tuberculosas2.

Dentro de las micobacterias no tuberculosas, el Mycobacterium marinum da lugar a una infección históricamente conocida como «granuloma de las piscinas» o «de los estanques de peces». Esta denominación se debe a que este microorganismo se encuentra ampliamente distribuido en ambientes acuáticos, especialmente en agua estancada como la de los estanques de peces o la de las piscinas no tratadas con cloro. La infección cutánea se adquiere por contacto con agua contaminada con Mycobacterium marinum o con animales marinos, como peces o crustáceos; y requiere una puerta de entrada, generalmente un traumatismo cutáneo menor, que puede ser preexistente o concomitante a la exposición.

La forma clínica más frecuente es la nodular (60% de los casos), que consiste en una lesión única en el lugar de la inoculación que afecta con mayor frecuencia a las extremidades superiores. En el 35% de los casos existen lesiones nodulares múltiples, que en general siguen el recorrido de los linfáticos con una disposición lineal a partir del punto de inoculación, que clásicamente se ha denominado patrón esporotricoide o linfocutáneo. Se han descrito también infecciones diseminadas en pacientes con inmunosupresión severa3,4.

El diagnóstico se confirma mediante el cultivo del material de biopsia. Las colonias de Mycobacterium marinum se detectan normalmente tras 10 a 28 días de incubación, aunque los cultivos deben observarse durante por lo menos 6 semanas5. En un estudio, solo un tercio de las tinciones de ácido resistentes fueron positivas6.

Una estrategia terapéutica razonable es utilizar 2 agentes activos hasta 1 o 2 meses tras la resolución de los síntomas, normalmente 3 o 4 meses en total. Es probable que la claritromicina y el etambutol proporcionen el equilibrio óptimo de eficacia y tolerancia para la mayoría de pacientes7.

Hemos identificado otros 7 casos en la literatura de infección por Mycobacterium marinum en pacientes en tratamiento con adalimumab por diferentes enfermedades: 2 de los casos presentaban artritis reumatoide, 2 psoriasis, uno enfermedad de Crohn, uno artritis psoriásica y uno espondilitis anquilosante8.

En conclusión, presentamos un caso de infección por Mycobacterium marinum con una presentación clínica atípica, que ilustra el riesgo de infección por micobacterias no tuberculosas que presentan aquellos pacientes en tratamiento con inhibidores del TNF, y la importancia de sospechar estas infecciones, especialmente cuando exista un antecedente de exposición compatible.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
R. Dodiuk-Gad, P. Dyachenko, M. Ziv, A. Shani-Adir, Y. Oren, S. Mendelovici, et al.
Nontuberculous mycobacterial infections of the skin: A retrospective study of 25 cases.
J Am Acad Dermatol, 57 (2007), pp. 413-420
[2]
S.K. Brode, F.B. Jamieson, R. Ng, M.A. Campitelli, J.C. Kwong, J.M. Paterson, et al.
Increased risk of mycobacterial infections associated with anti-rheumatic medications.
[3]
C.R. García Acebes, L. Barchino Ortiz, S. Aboín González, B. Díaz Ley, P. Ruiz Fernández, F. Sánchez de Paz.
Infección por Mycobacterium marinum. Presentación de un nuevo caso y revisión de la literatura.
Actas Dermosifiliogr, 97 (2006), pp. 653-657
[4]
R. Bartralot, V. García-Patos, D. Sitjas, L. Rodríguez-Cano, J. Mollet, N. Martín-Casabona, et al.
Clinical patterns of cutaneous nontuberculous mycobacterial infections.
Br J Dermatol, 152 (2005), pp. 727-734
[5]
S.J. Gluckman.
Mycobacterium marinum.
Clin Dermatol, 13 (1995), pp. 273-276
[6]
T.S. Wu, C.H. Chiu, C.H. Yang, H.S. Leu, C.T. Huang, Y.C. Chen, et al.
Fish tank granuloma caused by Mycobacterium marinum.
[7]
D.E. Griffith, T. Aksamit, B.A. Brown-Elliott, A. Catanzaro, C. Daley, F. Gordin, et al.
An official ATS/IDSA statement: Diagnosis, treatment, and prevention of nontuberculous mycobacterial diseases.
Am J Respir Crit Care Med, 175 (2007), pp. 367-416
[8]
I. Timoney, M. Lynch, L. Timoney, E. Feeney, B. Kirby.
Mycobacterium marinum infection contracted from seaweed wrap in a psoriasis patient undergoing treatment with adalimumab.
Dermatol Online J, 23 (2017),
Copyright © 2020. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
  • Material adicional
Herramientas
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.