Información de la revista
Vol. 97. Núm. 10.
Páginas 666-668 (Diciembre 2006)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 97. Núm. 10.
Páginas 666-668 (Diciembre 2006)
DOI: 10.1016/S0001-7310(06)73491-3
Acceso a texto completo
Endometriosis cutánea umbilical espontánea
Spontaneous cutaneous umbilical endometriosis.
Visitas
...
MT. Bordel Gómeza, C. Román Curtoa, E. Cardeñoso Álvareza, JC. Santos Durána, J. Sánchez Estellaa, M. Corral de la Callea
a Servicio de Dermatolog??a. Complejo Asistencial Virgen de la Concha. Zamora. Espa??a.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
La endometriosis consiste en la presencia de tejido endometrial extrauterino. Aunque su localización habitual es intrapélvica, puede localizarse en otros lugares. La localización cutánea es rara, y la forma más frecuente aparece sobre cicatrices ginecológicas u obstétricas, aunque puede manifestarse de forma espontánea en la zona umbilical. Presentamos una mujer de 39 años con un nódulo en la región umbilical como forma clínica característica de la endometriosis cutánea espontánea. El examen histopatológico permitió confirmar el diagnóstico de endometriosis.
Palabras clave:
endometriosis umbilical, endometriosis, nódulo umbilical, patología umbilical
Endometriosis consists of extrauterine endometrial growths. Although it is usually located in the pelvis it can also be found in other sites. Endometriosis of the skin is rare and the most frequent form develops over gynecologic or obstetric scars, although it may also appear spontaneously in the umbilical area. We present a 39-years-old woman with an umbilical nodule as a clinically characteristic form of spontaneous cutaneous endometriosis. The histopathological examination confirmed the clinical diagnosis.
Keywords:
umbilical endometriosis, endometriosis, umbilical nodule, umbilical pathology
Texto completo

INTRODUCCION

La endometriosis se define como la presencia de tejido endometrial funcionante (glándulas y estroma) fuera de su ubicación habitual, la cavidad uterina. Aunque generalmente se localiza en la pelvis no es infrecuente la afectación de otros órganos, entre los que se encuentra la piel.

La endometriosis cutánea es rara y constituye la localización más común de la endometriosis extrapélvica, distinguiéndose entre formas primarias y secundarias. Las formas secundarias, que son las más frecuentes, están representadas por aquellos casos en los que la enfermedad surge sobre cicatrices quirúrgicas previas de histerectomía, cesárea, laparotomía o episiotomía. Mucho más raras son las formas espontáneas o primarias, que suelen localizarse en el ombligo 1, en la región perianal o en la inguinal.

La verdadera prevalencia de la endometriosis extrapélvica es aún desconocida, ya que la mayoría de los artículos publicados hacen referencia a casos aislados. Se estima que puede aparecer en torno a un 12 % de las mujeres en edad fértil 2 y su localización más frecuente es la intrapélvica. La edad de presentación oscila entre los 30-40 años, ligeramente superior a los casos de afectación pélvica, que oscila entre los 25-30 años 3.

La endometriosis puede afectar a prácticamente todos los órganos a excepción de corazón y del bazo, lo que podría explicarse por el efecto inmunológico del mismo 4. Aunque se considera una patología típicamente femenina hay 4 casos descritos en varones que han recibido altas dosis de estrógenos como tratamiento del cáncer de próstata 1.

CASO CLINICO

Una mujer de 39 años de edad, sin antecedentes médico-quirúrgicos patológicos, secundigesta, con partos eutócicos y fórmula menstrual 4-5/28-30, que acudió a nuestra consulta por presentar una lesión nodular a nivel umbilical de color marrón. Dicha lesión presentaba aproximadamente un año de evolución, había crecido lentamente y en la actualidad era ligeramente dolorosa. No refería sangrado ni fluctuación cíclica del tamaño en relación con la menstruación.

En la exploración física se observó una tumoración umbilical cupuliforme de unos 8 mm de diámetro, blanda y marronácea (fig. 1). El estudio histopatológico de una biopsia en sacabocados realizada mostró la presencia de glándulas endometriales con un estroma celular denso, localizadas en el espesor del tejido colágeno de la dermis (fig. 2). A mayor detalle estas estructuras glandulares se encontraban tapizadas por epitelio columnar (fig. 3).

Fig. 1.--Nódulo umbilical de 8 mm de diámetro de coloración marronácea.

Fig. 2.--Panorámica del estudio histopatológico donde se observan glándulas endometriales en el espesor de la dermis (H&E,x 10).

Fig. 3.--Detalle de una cavidad que muestra cómo las estructuras glandulares, rodeadas de un estroma endometrial, están tapizadas por epitelio columnar (H&E, x 100).

Se realizó el diagnóstico de endometriosis umbilical y se procedió a su extirpación, previa confirmación mediante exploración ginecológica de la ausencia de tejido endometrial en otras localizaciones. La paciente presentó una evolución satisfactoria, permaneciendo asintomática y sin signos de recidiva lesional transcurrido un año de la extirpación.

DISCUSION

La endometriosis cutánea umbilical es una forma rara de presentación de la endometriosis, descrita en 1886 por Villar y cuya incidencia se estima que oscila entre el 0,5 % y el 1 % de todas las pacientes con ectopia endometrial 5-7. Aunque en la mayoría de los casos aparece sobre las cicatrices quirúrgicas de intervenciones abdominales o pélvicas en mujeres en edad fértil, hay casos de aparición espontánea como el que presentamos 6,8,9.

La etiopatogenia de la endometriosis cutánea y especialmente de la umbilical no está clara, pero se han postulado diversas teorías, aún no comprobadas, para la explicación de la misma. Ejemplos de estas teorías son la embolización de tejido endometrial por vía linfática o sanguínea que explicaría los casos espontáneos, la implantación metastásica por reflujo retrógrado posterior a una intervención quirúrgica abdominal o pélvica, la persistencia de restos embriológicos de tejido mulleriano 10, regurgitación tubular y la de la metaplasia de células pluripotenciales mesenquimales que se transforman en implantes endometriales. Sin embargo, la mayoría de los casos no son explicables por medio de una sola de estas teorías, sino que requieren la aplicación conjunta de varias de ellas. La apetencia de las células endometriales por las cicatrices es evidente, por ello el ombligo se comportaría como una cicatriz fisiológica para el asentamiento de dichas células, lo que explicaría los casos de endometriosis umbilical espontánea 11.

Clínicamente se presenta como un nódulo solitario, excepcionalmente múltiple, de coloración azulada, marronácea o negruzca y de pequeño tamaño, aunque puede aumentar y volverse doloroso en la fase premenstrual y producir secreciones o hemorragias durante la menstruación. La ausencia de estos síntomas característicos de endometriosis dificulta el diagnóstico 12, como en nuestro caso.

Histológicamente se observan hallazgos de la fase secretora y proliferativa del endometrio sin una correlación clara con el ciclo menstrual 12,13. En casos de duda diagnóstica, la positividad de los estudios inmunohistoquímicos con anticuerpos monoclonales contra receptores estrogénicos y de progesterona y la negatividad para el antígeno carcinoembrionario complementan el diagnóstico 14,15, aunque la tinción de hematoxilina-eosina suele ser suficiente 12.

Requiere el diagnóstico diferencial con una multitud de lesiones que pueden aparecer en el área umbilical, entre las que destacamos desde lesiones benignas (hernia umbilical irreductible, granuloma piogénico, granuloma de cuerpo extraño, hemangioma, onfalitis y restos embriológicos) hasta procesos malignos (tumores anexiales, enfermedad de Crohn metastásica, metástasis del tracto gastrointestinal o nódulo de la hermana María José y el melanoma) 16.

Para realizar este diagnóstico diferencial además de los estudios histopatológicos disponemos de otras técnicas como la microscopía de epiluminiscencia y la resonancia magnética nuclear (RMN). La microscopía de epiluminiscencia se ha propuesto como una técnica no invasiva muy útil, que nos ayuda a diferenciar la endometriosis cutánea del melanoma, encontrándonos un patrón con una pigmentación roja homogénea en la periferia centrada por estructuras globulares profundas (red atolls) que corresponden a las glándulas irregulares rellenas de eritrocitos dispuestas en un estroma homogéneo 7. Sin embargo es la RMN 17 la técnica más útil para delinear el tamaño de las lesiones, determinar su ubicación correcta y para excluir o confirmar la presencia de lesiones a nivel intraabdominal.

La transformación maligna en un carcinoma endometrial es excepcional, y ocurre en mujeres con lesiones de larga evolución que no han sido tratadas 5,18. Dada la posible confusión con metástasis de adenocarcinomas siempre se debe realizar el estudio histopatológico de las lesiones 12.

La escisión quirúrgica del endometrioma umbilical, respetando el ombligo cuando es posible, es el tratamiento de elección 18, con escasas recidivas tras una adecuada extirpación. Es preciso investigar la coexistencia de una endometriosis pélvica, principalmente si aparecen síntomas de dismenorrea o dispauremia, en cuyo caso se valorará la terapia hormonal.

Queremos destacar con este caso presentado una forma clínica poco habitual de una patología relativamente frecuente como es la endometriosis. Estimamos que esta entidad debe ser considerada siempre en el diagnóstico diferencial de las tumoraciones o lesiones umbilicales.

Declaración de conflicto de intereses

Declaramos no tener ningún conflicto de intereses.


Correspondencia:

M.ª Teresa Bordel Gómez.

Servicio de Dermatología.

Complejo Asistencial Virgen de la Concha.

Martínez Villergas, 6, 1.º B.

49003 Zamora. España.

matebordel@yahoo.es

maitebordel@aedv.es

Recibido el 8 de abril de 2006.

Aceptado el 15 de septiembre de 2006.

Bibliograf??a
[1]
Endometriosis in the male. Am Surg. 1985;51:426.
[2]
Extragenital endometriosis. En: Chadha DR, Buttran VC, editors. Current concepts in endometriosis. New York: Alan R. Liss, Inc.; 1990. p. 289.
[3]
Extragenital endometriosis a clinicopathological review of a Glasgow hospital experience with case illustrations. J Obstet Gyn. 2004;24:804.
[4]
Extrapelvic endometriosis. Clin Obstet Gynecol. 1999;42:699.
[5]
Umbilical endometriosis. J Eur Acad Dermatol Venereol. 1999;12: 30-2.
[6]
An umbilical nodule due to endometriosis. Acta Derm Venereol. 2006;83:277-8.
[7]
Cutaneous endometriosis: non-invasive analysis by epiluminescence microscopy. Clin Exp Dermatol. 2003;28:315-7.
[8]
Umbilical endometriosis in a 45 year old Nigerian grandmultipara. Afr J Med Med Sci. 2005;34:193-4.
[9]
Umbilical endometriosis. J Dtsch Dermatol Ges. 2006;4:239-41.
[10]
Peritoneal endometriosis, ovarian endometriosis and adenomyotic nodules of the recto-vaginal septum are three distinct entities. Fertil Steril. 1997; 68:595-6.
[11]
Umbilical endometriosis without previous pelvic surgery: a case report. Arch Gynecol Obstet. 2003;267:258-60.
[12]
Endometriosis Cut??nea: descripci??n de cuatro casos. Piel. 1998;13:170-3.
[13]
A case of cutaneous endometriosis developed in postmenopausal woman receiving hormonal replacement. J Am Acad Dermatol. 1999;41:2: 327-9.
[14]
Cutaneous endometriosis: a histopathologic study. J Am Acad Dermatol. 1988;18: 373-7.
[15]
Endometriosis umbilical con estudio de receptores hormonales. Med Cutan Iber Lat Am. 2003;31:320-2.
[16]
Endometriosis cut??nea umbilical asociada a mioma uterino gigante. Actas Dermosifiliogr. 2005;96:43-5.
[17]
Case report: MR imaging features of endometriosis at the umbilicus. Br J Radiol. 2005; 78:755-7.
[18]
Case 4. Umbilical endometriosis. Clin Exp Dermatol. 2003;28:571-2.
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?