Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Casos para el diagnóstico
Open Access
Disponible online el 22 de Julio de 2022
Palmas y plantas céreas en una adolescente
Waxy Palms and Soles in an Adolescent Girl
Visitas
...
I. Gainza Apraiz
Autor para correspondencia
isabelgainzaapraiz@gmail.com

Autor para correspondencia.
, M. Juliá Manresa, R.M. Izu Belloso
Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Basurto, Bilbao, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Una mujer de 18 años, natural de Marruecos, consultó porque desde los tres años de edad presentaba una queratodermia cérea difusa en las palmas y las plantas (fig. 1), acompañada de unas placas eritematodescamativas, bien delimitadas, en el dorso de las manos y los pies, así como en las rodillas (fig. 2). Presentaba, además, contracturas de flexión en los dedos de las manos y pseudoainhum.

Figura 1.

Queratodermia cérea difusa en plantas.

(0,06MB).
Figura 2.

Placas eritemato-descamativas en rodillas.

(0,06MB).

La anatomía patológica de las lesiones mostró una marcada hiperqueratosis ortoqueratósica, acantosis y un aumento del espesor del estrato granular (fig. 3).

Figura 3.

Hematoxilina-eosina x4 aumentos. Hiperqueratosis ortoqueratósica, acantosis y aumento del estrato granular.

(0,16MB).

Tenía una hermana gemela con la misma condición y otros tres hermanos sanos, existiendo relación de consanguinidad entre sus progenitores. El estudio genético detectó la mutación c.82delT en el gen SLURP-1 en el cromosoma 8q24.3.

¿Cuál es el diagnóstico?

Diagnóstico

Mal de Meleda.

Comentarios

Las lesiones resultaron clínica e histopatológicamente compatibles con el mal de Meleda, y el estudio genético confirmó el diagnóstico. Se pautó tratamiento con vaselina salicílica al 9%, sulfato de zinc tópico y acitretina oral a dosis de 20mg/día, pero se desconoce la evolución, dado que la paciente no volvió a consulta.

El mal de Melda es una genodermatosis rara autosómica recesiva causada por la mutación del gen SLURP-1 (proteína 1 relacionada con el receptor activador de plasminógeno de tipo urocinasa/antígeno 6 secretado por los linfocitos) en el cromosoma 8q24.3. La proteína SLURP-1 se expresa en el estrato granuloso, regulando la homeostasis epidérmica e inhibiendo el α-TNF secretado por los macrófagos, por lo que la mutación de su gen produce una hiperproliferación epidérmica e inflamación1,2.

Cursa con la aparición durante los tres primeros años de vida de una hiperqueratosis palmoplantar difusa con extensión al dorso de las manos y los pies (transgrediens)4,5 y a las rodillas, los codos y la región perioral (progrediens). Se acompaña de hiperhidrosis y bromhidrosis, debido a la maceración y a las sobreinfecciones frecuentes. Además, asocia alteraciones ungueales, esclerodactilia, constricciones digitales (pseudoainhum) y contracturas articulares, con un gran impacto en la calidad de vida de quienes la padecen1–6.

Fue descrita por primera vez en la isla de Mljet (Meleda), Croacia, donde el aislamiento reproductivo y la consanguinidad favorecieron la transmisión y el incremento en la incidencia de esta enfermedad recesiva. Posteriormente se han descrito casos en el Norte de África y en Oriente Medio, siguiendo las rutas comerciales de la República Medieval de Dubrovnik3. En la actualidad su prevalencia estimada en la población general es de 1/100.000 habitantes2.

El estudio genético demostró que la paciente era portadora homocigota del cambio patogénico c.82delT en el gen SLURP-1, asociado a esta enfermedad1–5. No obstante, con los datos disponibles no podemos descartar que sea doble portadora heterocigota de dicha mutación y de una deleción en el gen SLURP-1. Para confirmar la homocigosis habría que analizar dicha mutación en sus progenitores y determinar si ambos son portadores heterocigotos.

Las opciones terapéuticas incluyen emolientes, queratolíticos tópicos, antibioterapia para tratar las sobreinfecciones, retinoides sistémicos e injertos, siendo los retinoides los únicos con eficacia probada, mejorando el engrosamiento epidérmico y las contracturas, no así el eritema2,4.

El mal de Meleda es una queratodermia palmoplantar rara, pero clínicamente tan característica, que debemos recordar.

Bibliografía
[1]
D. Metze, V. Oji.
Palmoplantar Keratodermas.
Dermatology., Fourth ed., pp. 924-943
[2]
Y. Pan, H. Zhao, A. Chen, X. Huang.
A Mal De Meleda patient with severe flexion contractures of hands and feet: A case report in West China.
Medicine., 96 (2017), pp. e7972
[3]
A. Bakija-Konsuo, A. Basta-Juzbasic, I. Rudan, M. Situm, M. Nardelli-Kovacic, S. Levanat, et al.
Mal de Meleda: Genetic Haplotype Analysis and Clinicopathological Findings in Cases Originating from de Island of Mljet (Meleda), Croatia.
Dermatology., 205 (2002), pp. 32-39
[4]
V.V. Sajjan, F. Taj, B.S. Manjunathswamy.
Mal de Meleda: A report of two siblings in one family.
Indian Dermatol Online J., 5 (2014), pp. 522-523
[5]
M. Bchetnia, N. Laroussi, M. Youssef, C. Charfeddine, A.S.B. Brick, M.S. Boubaker, et al.
Particular Mal de Meleda Phenotypes in Tunisia and Mutations Founder Effect in the Mediterranean Region.
Biomed Res Int., 2013 (2013), pp. 206803
[6]
T. Ayman, Ö. Yerebakan, E. Yilmaz.
Mal de Meleda: A Review of Turkish Reports.
Copyright © 2022. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?