Información de la revista
Vol. 108. Núm. 5.
Páginas 482-485 (Junio 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 108. Núm. 5.
Páginas 482-485 (Junio 2017)
Carta científico-clínica
DOI: 10.1016/j.ad.2016.11.002
Acceso a texto completo
Onicomicosis subungueal proximal por Aspergillus niger: un simulador de melanoma maligno subungueal
Proximal Subungual Onychomycosis Due to Aspergillus niger: A Simulator of Subungual Malignant Melanoma
Visitas
...
M. Álvarez-Salafrancaa,
Autor para correspondencia
marcialaspn@gmail.com

Autor para correspondencia.
, S. Hernández-Ostiza, S. Salvo Gonzalob, M. Ara Martína
a Servicio de Dermatología, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España
b Servicio de Microbiología, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Presentación clínica de las melanoniquias de origen fúngico
Texto completo
Sra. Directora:

La mayoría de las onicomicosis están causadas por hongos dermatofitos o levaduras, mientras que aquellas debidas a mohos no dermatofitos suponen aproximadamente el 10% a nivel mundial, habiéndose reportado cifras de entre el 1,45 y el 17,6%1,2. Sin embargo, numerosos hongos filamentosos no dermatofitos pueden aislarse frecuentemente como comensales en uñas patológicas, principalmente en las uñas de los pies de personas de edad avanzada3.

Una mujer de 64 años, con antecedente de diabetes mellitus, consulta por cambios en la coloración de la uña y el lecho ungueal del primer dedo del pie izquierdo, de 2 meses de evolución. La paciente niega desencadenante traumático y refiere un episodio previo de inflamación periungueal.

A la exploración se aprecia onicoclasis y onicomadesis con coloración negra de fondo en el lecho ungueal proximal, con distrofia importante de la lámina (fig. 1A). El signo de Hutchinson era negativo y con dermatoscopia no se observó el signo de micro-Hutchinson.

Figura 1.

A) Onicoclasis y onicomadesis con pigmento negruzco de fondo en el lecho ungueal. B) Anoniquia parcial residual con desaparición casi completa del pigmento.

(0,37MB).

Se planteó el diagnóstico diferencial entre melanoma subungueal y un posible origen infeccioso, solicitándose un examen microbiológico de la uña. El resultado del cultivo fue positivo para Aspergillus niger (A. niger) (fig. 2), mientras que la investigación para dermatofitos y el cultivo bacteriano fueron negativos. Con estos datos, se realizó el diagnóstico de onicomicosis subungueal proximal por A. niger. Se inició tratamiento con pomada de bifonazol y urea al 40%, en oclusiva, con mejoría clínica progresiva. A los 5 meses la pigmentación había desaparecido prácticamente, persistiendo una anoniquia parcial residual (fig. 1B), siendo los cultivos negativos.

Figura 2.

Colonias de Aspergillus niger en medio de Sabouraud.

(0,47MB).

Las onicomicosis por mohos no dermatofitos son entidades de difícil diagnóstico, en tanto que son contaminantes habituales de uñas patológicas1. Aspergillus spp., a diferencia de los dermatofitos, es un hongo no queratinofílico, que suele causar una infección secundaria en uñas dañadas por traumatismos o con enfermedad previa3,4. Sin embargo, tanto Aspergillus como otros mohos, constituyen una causa emergente de onicomicosis, principalmente en las uñas de los pies de pacientes diabéticos5,6. Este aparente aumento en la incidencia de este tipo de infecciones podría estar influido por el incremento de población de edad avanzada, por mejores técnicas diagnósticas o por la progresiva concienciación respecto a la capacidad patogénica de estos agentes4,5. Otros hongos filamentosos no dermatofitos relacionados con enfermedad ungueal son Scopulariopsis brevicaulis, Acremonium spp. o Fusarium spp., entre otros1,4.

Existen formas muy variadas de presentación clínica de las onicomicosis por mohos, y no puede establecerse este diagnóstico basándose únicamente en criterios clínicos3. Se ha descrito, en la literatura, la asociación entre A. niger y la presencia de inflamación periungueal, pigmentación marrón-negruzca o incluso melanoniquia estriada4,7-9.

La melanoniquia de origen fúngico, caracterizada por una pigmentación marrón a negra de la unidad ungueal, es relativamente infrecuente, pudiendo simular un melanoma subungueal7 (tabla 1). Su frecuencia se ve aumentada con la edad, el sexo masculino y la localización en las uñas de los pies. La mayoría de casos están causados por hongos dematiáceos o productores de melanina, siendo Scytalidium dimidiatum y Alternaria spp los más frecuentes7. A. niger es un hongo no dematiáceo, cuya coloración oscura se debe al pigmento aspergilina, y puede dar un color marrón oscuro o negro a la uña y pliegue ungueal proximal7.

Tabla 1.

Presentación clínica de las melanoniquias de origen fúngico

Presentación clínica  Hongos causales  Otras consideraciones 
Melanoniquia longitudinal  Dermatofitos:
Trichophyton rubrum varietas nigricans 
Típicamente más ancha a nivel distal 
Pigmentación marrón difusa  Mohos:
Scytalidium dimidiatum
Aspergillus niger
Alternaria alternata 
 
Onicomicosis subungueal proximal  Presentación clínica frecuente de onicomicosis por mohos no dermatofitos  Frecuente asociación con paroniquia, capaz de inducir pigmentación ungueal por activación de los melanocitos del huésped 
Onicomicosis subungueal distal y lateral  Alternaria alternata
Scytalidium spp 
Alternaria: en ocasiones onicolisis distal
Scytalidium: frecuente asociación con paroniquia 
Onicomicosis negra superficial  Aspergillus niger
Scopulariopsis brevicaulis 
Frecuente asociación con inflamación periungueal y pigmentación negruzca del pliegue ungueal proximal en el caso de A. niger 
Distrofia ungueal total    Cualquiera de las formas clínicas puede desembocar en una destrucción completa de la uña 

Fuentes: Kim et al.4 y Finch et al.7.

Los criterios diagnósticos de las onicomicosis por mohos no dermatofitos no se encuentran bien definidos. En general, 6 criterios mayores sugieren el carácter patogénico del hongo no dermatofito (la observación en el examen directo, la positividad del cultivo, el aislamiento repetido, el recuento del inóculo, la exclusión de hongos dermatofitos y el estudio histológico), siendo en general necesarios 3 criterios para excluir que se trata de una colonización1. En nuestro caso se cumplieron los 2 criterios referentes a la positividad del cultivo y la exclusión de un dermatofito, aunque no se realizó estudio histológico, ni tampoco el recuento del inoculo. En nuestra paciente, una melanoniquia muy característica refuerza la consideración de A. niger como agente causal.

El diagnóstico diferencial de las melanoniquias fúngicas debería incluir al hematoma subungueal, pigmentaciones raciales, la melanoniquia inducida por fármacos, pigmentaciones exógenas o las hiperplasias melanocíticas, incluyendo el melanoma subungueal7.

El tratamiento de las onicomicosis por mohos suele ser poco satisfactorio en general2,3. Teniendo en cuenta las onicomicosis pigmentadas de forma global, estas se consideran de difícil manejo7. A. niger, sin embargo, ha mostrado buena respuesta a ciclopirox tópico, terbinafina oral e itraconazol oral1,2,4,7,10. El uso de la terapia fotodinámica con metil aminolevulinato y otros fotosensibilizantes, también se ha mostrado eficaz en el tratamiento de algunos mohos no dermatofitos, y podría considerarse en casos que muestren escasa respuesta a los tratamientos convencionales11; no obstante, la presencia de pigmento, como en nuestro caso, podría condicionar su eficacia.

En conclusión, presentamos un caso de onicomicosis subungueal proximal por A. niger. Pese a su baja frecuencia, dada su característica presentación clínica, debe tenerse en cuenta a este agente infeccioso en el diagnóstico diferencial de las distrofias ungueales pigmentadas. En estas se debe considerar siempre el diagnóstico diferencial con el melanoma maligno, y se valorará la realización de una biopsia en los casos dudosos.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
A.K. Gupta, C. Drummond-Main, E.A. Cooper, W. Britnell, B.M. Piraccini, A. Tosti.
Systematic review of nondermatophyte mold onychomycosis: Diagnosis, clinical types, epidemiology, and treatment.
J Am Acad Dermatol, 66 (2012), pp. 494-502
[2]
A. Tosti, B.M. Piraccini, S. Lorenzi.
Onychomycosis caused by nondermatophytic molds: Clinical features and response to treatment of 59 cases.
J Am Acad Dermatol, 42 (2000), pp. 217-224
[3]
A. Del Palacio, C. Pazos, S. Cuétara.
Onicomicosis por hongos filamentosos no dermatofitos.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 19 (2001), pp. 439-442
[4]
D.M. Kim, M.K. Suh, G.Y. Ha, S.H. Sohng.
Fingernail onychomycosis due to Aspergillus niger.
Ann Dermatol, 24 (2012), pp. 459-463
[5]
S. Nouripour-Sisakht, H. Mirhendi, M.R. Shidfar, B. Ahmadi, A. Rezaei-Matehkolaei, M. Geramishoar, et al.
Aspergillus species as emerging causative agents of onychomycosis.
J Mycol Med, 25 (2015), pp. 101-107
[6]
T.M. Wijesuriya, J. Kottahachchi, T.D. Gunasekara, U. Bulugahapitiya, K.N. Ranasinghe, S.S. Neluka Fernando, et al.
Aspergillus species: An emerging pathogen in onychomycosis among diabetics.
Indian J Endocrinol Metab, 19 (2015), pp. 811-816
[7]
J. Finch, R. Arenas, R. Baran.
Fungal melanonychia.
J Am Acad Dermatol, 66 (2012), pp. 830-841
[8]
A. Tosti, B.M. Piraccini.
Proximal subungual onychomycosis due to Aspergillus niger: Report of two cases.
Br J Dermatol, 139 (1998), pp. 156-157
[9]
C. García, R. Arenas, E. Vasquez del Mercado.
Subungual black onychomycosis and melanonychia striata caused by Aspergillus niger.
Skinmed, 13 (2015), pp. 154-156
[10]
P.R. De Doncker, R.K. Scher, R.L. Baran, J. Decroix, H.J. Degreef, D.I. Roseeuw, et al.
Itraconazole therapy is effective for pedal onychomycosis caused by some nondermatophyte molds and in mixed infections with dermatophytes and molds: A multicenter study with 36 patients.
J Am Acad Dermatol, 36 (1997), pp. 173-177
[11]
P. Robres, C. Aspiroz, A. Rezusta, Y. Gilaberte.
Utilidad de la terapia fotodinámica en el manejo de la onicomicosis.
Actas Dermosifiliogr, 106 (2015), pp. 795-805
Copyright © 2016. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
  • Material adicional
Herramientas
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.