Información de la revista
Vol. 114. Núm. 4.
Páginas 349-352 (Abril 2023)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 114. Núm. 4.
Páginas 349-352 (Abril 2023)
CARTA CIENTÍFICO-CLÍNICA
Acceso a texto completo
Nódulos de distribución esporotricoide en una paciente con sarcoidosis
Sporotrichoid Nodules in a Woman With Sarcoidosis
Visitas
2846
A. Navarro-Bielsaa,
Autor para correspondencia
albanavarrobielsa@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, A. Bielsab, M.C. Gomez-Mateoc, I. Abadías-Granadoa
a Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
b Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
c Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
Contenido relaccionado
Actas Dermosifiliogr. 2023;114:T349-T35210.1016/j.ad.2022.08.002
A. Navarro-Bielsa, A. Bielsa, M.C. Gomez-Mateo, I. Abadías-Granado
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Director:

Mycobacterium chelonae es una micobacteria atípica incluida entre las micobacterias de crecimiento rápido no cromógenas1. Es de distribución universal, encontrándose normalmente en fuentes de origen ambiental, como el agua y el suelo2–5. M. chelonae es una de las micobacterias que más frecuentemente producen infección cutánea en los pacientes inmunocomprometidos. En estos pacientes las lesiones pueden ser más profundas y/o diseminadas. Puede manifestarse en forma de abscesos, nódulos eritematosos y dolorosos2, foliculitis, celulitis y lesiones de distribución esporotricoide3. La mayoría de los casos son nosocomiales, generalmente en relación con procedimientos traumáticos, quirúrgicos o cosméticos, aunque en muchas ocasiones estos antecedentes pueden no ser evidentes2–5.

Una mujer de 70 años, con antecedentes de sarcoidosis en estadio iii en tratamiento con inhaladores de salmeterol/propionato de fluticasona y terbutalina y prednisona 10mg diarios, acudió a la consulta de dermatología por unas lesiones en el antebrazo izquierdo de un mes de evolución. La paciente no recordaba antecedente traumático previo. No refería fiebre ni otra sintomatología sistémica asociada. A la exploración física se apreciaban 2 nódulos eritematosos, infiltrados, uno en el dorso de la mano izquierda y otro en el dorso del antebrazo izquierdo, de distribución esporotricoide (fig. 1A). Ante la sospecha de una micosis profunda o de una sarcoidosis cutánea se tomó una biopsia cutánea en cuyo estudio histológico se observaba un infiltrado inflamatorio intenso en la dermis profunda, constituido por linfocitos, histiocitos y agregados de polimorfonucleares con restos celulares. Con la tinción de Ziehl-Neelsen se apreciaban unas estructuras alargadas de color rosa (fig. 2). Con el diagnóstico histopatológico de dermatitis nodular granulomatosa y supurativa de probable origen infeccioso, se realizó extracción de ADN para su estudio microbiológico por PCR que, junto con el cultivo, confirmó el diagnóstico de infección cutánea por M. chelonae. Se pautó tratamiento con claritromicina 500mg/12horas durante 4 meses, con una respuesta inicial buena. Tras finalizar el tratamiento se constató una recidiva, por lo que se realizó un estudio de sensibilidad antibiótica, siendo únicamente sensible a claritromicina, etionamida y tobramicina. Durante el seguimiento se detectó una hipogammaglobulinemia con IgG de 380mg/dl (valores normales>650mg/dl) y una linfopenia B de 30cél./ml (valor normal>100). Revisando su historia tenía antecedentes de infecciones respiratorias y bronquiectasias, lo que llevó al diagnóstico de inmunodeficiencia primaria (IDP) por déficit predominante de anticuerpos, iniciándose tratamiento sustitutivo con inmunoglobulinas intravenosas a dosis de 0,4mg/kg cada 3 semanas que, junto con el tratamiento antibiótico con claritromicina durante 2 meses más, resolvió las lesiones de forma definitiva (fig. 1B).

Figura 1.

A. Dos nódulos eritematosos infiltrados de distribución esporotricoide en el dorso de la mano y en el antebrazo izquierdo. B. Resolución de las lesiones tras el tratamiento.

(0,06MB).
Figura 2.

A. Corte histológico que muestra un infiltrado dérmico profundo granulomatoso de patrón nodular (detalle panorámico en la esquina superior derecha) (H-E 40×). B. Detalle del infiltrado, constituido por linfocitos e histiocitos (H-E 200×). C. Áreas supurativas con abundantes neutrófilos y restos celulares (H-E 400×) D. Técnica histoquímica de Ziehl-Neelsen. Flechas señalando estructuras alargadas de color rosa (630×).

(0,66MB).

La infección por M. chelonae de distribución esporotricoide se debe a la propagación ascendente de la micobacteria a lo largo de las cadenas linfáticas6, patrón poco habitual del cual se han descrito tan solo 15 casos en la literatura (tabla 1), ninguno de ellos en un paciente con sarcoidosis. El diagnóstico diferencial ha de hacerse fundamentalmente con otros patógenos que habitualmente se presentan con dicho patrón, como Sporothrix schenckii, Mycobacterium marinum, Nocardia o Leishmania.

Tabla 1.

Casos de infección cutánea por M. chelonae de distribución esporotricoide descritos en la literatura

Caso  Edad/sexo  Localización  Enfermedad de base  Inmunodepresión  Tratamiento  Recidiva  Tratamiento tras recidiva 
Greer, 197912  76/M  Pierna    No  Isoniacida+amitiozona  No   
Higgins, 198813  65/M  Antebrazo  Hepatitis crónica activa  Sí  Eritromicina+amikacina  No   
Murdoch, 198914  61/M  Pierna  Trasplante renal  Sí  Piracinamida+rifampicina 6 meses  Sí  Eritromicina 
Jopp-McKay, 199015  52/M  Pierna  Trasplante renal  Sí  Minociclina 2 meses  Sí  TMP-SMX+Cirugía 
Zahid, 199416  70/H  Mano  EPOC  Sí  Ciprofloxacino+claritromicina 6 meses  No   
Endzweig, 200117  59/H  Pierna  Trasplante renal  Sí  Cirugía+ciprofloxacino+TMP-SMX+imipenem  Sí  Cirugía+amikacina+cefoxitina+claritromicina 
Haas, 200118  66/M  Antebrazo  Artritis reumatoide  Sí  TMP-SMX+claritromicina  Sí  Azitromicina+ciprofloxacino+Cirugía 
Demitsu, 200119  46/H  Antebrazos  Insuficiencia cardiaca congestiva. Diabetes mellitus  No  Minociclina 2 meses  Sí  Cirugía 
Rosón, 200220  42/M  Antebrazo    No  Minociclina  No   
Phillips, 200821  43/M  Antebrazo  Panuveítis bilateral  Sí  Imipenem+piperacilina-tazobactam+amoxicilina-clavulánico 5 meses  No   
de Vasconcelos, 201522  60/H  Antebrazo  Artritis reumatoide  Sí  Claritromicina 6 meses  No   
Orrin, 201623  65/M  Pierna  Neumonía organizada criptogenética  Sí  Claritromicina 9 meses  No   
Boulavsky,201724  75/M  Pierna y pie  Nefritis lúpica  Sí  Claritromicina+amikacina+levofloxacino  No   
Kemp, 20173  54/M  Antebrazo  Lupus eritematoso sistémico  Sí  Linezolid+claritromicina 4 meses  No   
DuBow, 20196  31/M  Pierna  Lupus eritematoso sistémico  Sí  Linezolid+claritromicina 8 meses  Sí  Linezolid+claritromicina 3 meses 
Nuestro caso  70/M  Antebrazo  Sarcoidosis.IDP  Sí  Claritromicina 4 meses  Sí  Claritromicina 2 meses+IGIV 

EPOC: enfermedad pulmonar obstructiva crónica; H: hombre; IDP: inmunodeficiencia primaria; IGIV: inmunoglobulinas intravenosas; M: mujer; TMP-SMX: trimetoprim-sulfametoxazol.

Ante una infección por micobacterias atípicas, especialmente si se presenta con un patrón poco frecuente como el esporotricoide, es recomendable descartar una alteración del sistema inmune. Las manifestaciones dermatológicas más frecuentes de las IDP son las infecciones cutáneas. La susceptibilidad puede ser específica a determinados patógenos, dependiendo del componente del sistema inmunitario que se vea afectado7. Las IDP debidas a mutaciones en los genes de?IFNγ, que presentan un defecto en la función fagocítica sin alteración en la inmunidad humoral, son susceptibles a infecciones graves diseminadas causadas por micobacterias atípicas8. En nuestro caso se encontró un déficit de IgG con linfopenia B. Los déficits de anticuerpos cursan habitualmente con infecciones bacterianas del aparato respiratorio, que también había presentado la paciente.

La biopsia es fundamental para el diagnóstico. Histopatológicamente se pueden encontrar diferentes patrones entre los que destacan un infiltrado difuso de histiocitos, microabscesos, paniculitis, granulomas tuberculoides o sarcoideos y/o vasculopatía reactiva9. Los bacilos ácido alcohol resistentes se evidencian mediante tinciones específicas como Ziehl-Neelsen, aunque un resultado negativo no descarta una micobacteriosis5,10. El diagnóstico se confirma mediante el cultivo o con técnicas moleculares como la PCR-RFLP2,10.

Respecto al tratamiento M. cheloane suele mostrar un patrón de resistencia impredecible, por lo que las pruebas de susceptibilidad son imprescindibles. Si bien en la mayoría de los casos con infecciones localizadas el tratamiento con claritromicina en monoterapia es suficiente, es recomendable el uso de terapia combinada debido al desarrollo potencial de resistencias durante la terapia, a menudo prolongada6,11. En algunos casos el tratamiento quirúrgico adyuvante puede estar indicado5.

En conclusión, ante la presencia de lesiones cutáneas de distribución esporotricoide se debe descartar una infección por micobacterias atípicas, especialmente si aparecen en un paciente inmunodeprimido.

Bibliografía
[1]
P. García-Martos, L. García-Agudo.
Infecciones por micobacterias de crecimiento rápido [Infections due to rapidly growing mycobacteria].
Enferm Infecc Microbiol Clin, 30 (2012), pp. 192-200
[2]
L. Abal, V. Sanmartín, M. Falguera, J.M. Casanova.
Nódulos eritematosos en una paciente de hemodiálisis [Erythematous nodules in a patient receiving hemodialysis].
Enferm Infecc Microbiol Clin, 28 (2010), pp. 386-388
[3]
D.M. Kemp, A.G. Govind, J. Kang, C.C. Brugger, Y.C. Kauh.
Sporotrichoid-like spread of cutaneous Mycobacterium chelonae in an immunocompromised patient.
Case Rep Dermatol Med, 2017 (2017), pp. 8219841
[4]
C. García-Harana, M. Aguilar-Bernier, J.M. Segura-Palacios, M. de Troya-Martín.
Panniculitis due to atypical mycobacteria after mesotherapy paniculitis por micobacterias atípicas tras mesoterapia.
Actas Dermosifiliogr, 109 (2018), pp. 747
[5]
T.M. Gonzalez-Santiago, L.A. Drage.
Nontuberculous Mycobacteria: Skin and soft tissue infections.
Dermatol Clin, 33 (2015), pp. 563-577
[6]
A. DuBow, M. Morand, D. Désy, M. Krasny.
Recurrence of cutaneous Mycobacterium chelonae infection: A case report.
SAGE Open Med Case Rep, 7 (2019),
[7]
A.E. Bojtor, M. Sárdy, L. Maródi.
Az elsődleges immunhiány-betegségek bőrmanifesztációi [Cutaneous manifestations in primary immunodeficiency diseases].
Orv Hetil, 159 (2018), pp. 937-947
[8]
H. Lehman.
Skin manifestations of primary immune deficiency.
Clin Rev Allergy Immunol, 46 (2014), pp. 112-119
[9]
D.J. Santa Cruz, D.S. Strayer.
The histologic spectrum of the cutaneous mycobacterioses.
Hum Pathol, 13 (1982), pp. 485-495
[10]
U. Uslu, O. Böhm, F. Heppt, M. Sticherling.
Skin and soft tissue infections caused by Mycobacterium chelonae: More common than expected?.
Acta Derm Venereol, 99 (2019), pp. 889-893
[11]
R.J. Wallace Jr., J.M. Swenson, V.A. Silcox, M.G. Bullen.
Treatment of nonpulmonary infections due to Mycobacterium fortuitum and Mycobacterium chelonei on the basis of in vitro susceptibilities.
J Infect Dis, 152 (1985), pp. 500-514
[12]
L.L. Greer, J.D. Strandberg, B.R. Whitaker.
Mycobacterium chelonae osteoarthritis in a Kemp's ridley sea turtle (Lepidochelys kempii).
J Wildl Dis., 39 (2003), pp. 736-741
[13]
E.M. Higgins, C.M. Lawrence.
Sporotrichoid spread of Mycobacterium chelonei.
Clin Exp Dermatol., 13 (1988), pp. 234-236
[14]
M.E. Murdoch, I.M. Leigh.
Sporotrichoid spreadof cutaneous Mycobacterium chelonei infec-tion.
Clin Exp Dermatol., 14 (1989), pp. 309-312
[15]
A.G. Jopp-McKay, P. Randell.
Sporotrichoid cutaneous infection due to Mycobacterium chelonei in a renal transplant patient.
Australasian Journal of Dermatology., 31 (1990), pp. 105-109
[16]
M.A. Zahid, S.A. Klotz, E. Goldstein, W. Bartholomew.
Mycobacterium chelonae (M. chelonae subspecies chelonae): report of a patient with a sporotrichoid presentation who was successfully treated with clarithromycin clarithromycinand ciprofloxacin.
Clin Infect Dis., 18 (1994), pp. 999-1001
[17]
C.H. Endzweig, E. Strauss, F. Murphy, B.K. Rao.
A case of cutaneous Mycobacterium chelonae abscessus infection in a renal transplant patient.
J Cutan Med Surg., 5 (2001), pp. 28-32
[18]
S.R. Haas, M.B. Hodge, R.A. Duncan.
Cushing's syndrome presenting as disseminated cutaneous Mycobacterium chelonae infection.
Clin Infect Dis., 33 (2001),
[19]
T. Demitsu, H. Nagato, T. Inoue, K. Yoneda, Y. Fujiwara, M. Miura, M. Manabe.
Cutaneous Mycobacterium chelonae infection with bilateral sporotrichoid involvement.
Int J Dermatol., 40 (2001), pp. 597-599
[20]
E. Rosón, I. García-Doval, C. de la Torre, A. Losada, C. Feal, M. Cruces.
Sporotrichoid spread of Mycobacterium chelonae in a presumably immunocompetent patient.
Acta Derm Venereol., 82 (2002), pp. 142-143
[21]
K. Phillips, S. Blackford, N. Berry.
Disseminated cutaneous Mycobacterium chelonae infection with multidrug resistance in a patient with panuveitis.
Clin Exp Dermatol., 33 (2008), pp. 256-258
[22]
P. de Vasconcelos, L. Soares-Almeida, P. Filipe, H. Kutzner.
Subcutaneous nodules with sporotrichoid spread in the forearm of a patient with rheumatoid arthritis.
Acta Reumatol Port., 40 (2015), pp. 89-90
[23]
E. Orrin, F. Worsnop, J. Natkunarajah.
Sporotrichoid Mycobacterium chelonae.
Australas J Dermatol., 57 (2016), pp. 244-245
[24]
J.L. Boulavsky, H.M. Wright, P.M. Rodriguez-Waitkus, A.R. DiNardo, L.E. Woc-Colburn, H. Dao Jr..
Sporotrichoid pattern of Mycobacterium chelonae-abscessus infection.
Cutis., 100 (2017),
Copyright © 2021. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?