Información de la revista
Vol. 114. Núm. 2.
Páginas T159-T160 (Febrero 2023)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3426
Vol. 114. Núm. 2.
Páginas T159-T160 (Febrero 2023)
Casos para el diagnóstico
Open Access
[Artículo traducido] Pápulas Hiperqueratósicas de Color Amarillo-Marrón en los Pies
Hyperkeratotic Yellow-Brown Papules on the Feet
Visitas
3426
C. Correiaa,
Autor para correspondencia
catarinacorreia03@gmail.com

Autor para correspondencia.
, S. Fernandesa, L. Soares-de-Almeidaa, P. Filipea,b,c
a Dermatology Department, Hospital de Santa Maria, Centro Hospitalar Universitário Lisboa Norte (CHULN), Lisboa, Portugal
b Faculty of Medicine, Dermatology Universitary Clinic, University of Lisbon, Lisboa, Portugal
c Dermatology Research Unit, Instituto de Medicina Molecular (IMM), Universidad de Lisboa, Lisboa, Portugal
Contenido relaccionado
Actas Dermosifiliogr. 2023;114:159-6010.1016/j.ad.2021.07.027
C. Correia, S. Fernandes, L. Soares-de-Almeida, P. Filipe
Este artículo ha recibido

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Historia clínica

Un varón caucásico portugués de 36 años, previamente sano, acudió a la clínica de dermatología con historia de cinco días de múltiples pápulas dolorosas y pruriginosas en los pies. Dos semanas antes había viajado a las Islas Santo Tomé y Príncipe, donde jugó al fútbol descalzo. Había sido examinado 4 días antes en otro hospital por una lesión similar en el tobillo izquierdo.

Examen físico

El examen físico reveló 3 pápulas hiperqueratósicas de color amarillo amarronado y 2 pápulas pequeñas y rojas con puntos centrales distribuidos en el tobillo y los dedos (figs. 1A y B).

Figura 1.

Pápulas hiperqueratósicas de color amarillo amarronado (A) y pápulas pequeñas rojas (B) con puntos centrales oscuros.

(0,07MB).
Pruebas adicionales

La dermatoscopia reveló un halo blanco de hiperqueratosis y un orificio central oscuro rodeado de una estructura ovoide de color blanco (fig. 2).

Figura 2.

La dermatoscopia reveló un halo blanco de hiperqueratosis y un orificio central oscuro rodeado por una estructura ovoide blanca.

(0,06MB).
Histopatología

La biopsia cutánea reflejó una serie de huevos en diferentes etapas de maduración, así como secciones de parásitos artrópodos y, en particular, porciones reproductivas y digestivas y anillos traqueales (fig. 3).

Figura 3.

Tinción hematoxilina-eosina, amplificación original ×40.

(0,11MB).

¿Cuál es el diagnóstico?

Diagnóstico

Las características clínicas, dermatoscópicas e histopatológicas nos permitieron establecer un diagnóstico de tungiasis.

Curso clínico y tratamiento

Se realizó curetaje de las lesiones y profilaxis secundaria a infección bacteriana con antibióticos tópicos y sistémicos (ácido fusídico tópico y amoxicilina-ácido clavulánico oral) y tratamiento con ivermectina tópica. El paciente había recibido previamente todas las vacunas recomendadas contra el tétanos. Se observó resolución clínica en 3 semanas, sin complicaciones durante el seguimiento.

Comentario

La tungiasis es una ectoparasitosis olvidada causada por la penetración de la pulga de la arena —Tunga penetrans o, menos comúnmente, Tunga trimamillata— en la epidermis del huésped1–5. Es endémica en África subsahariana, India, Iberoamérica y Caribe, y se da en los viajeros que regresan de dichas regiones1–5. Se adquiere normalmente al andar descalzo, o con zapatos que dejan los dedos al descubierto2,5. El hábitat principal de este parásito es el suelo arenoso, aunque puede estar también presente en bosques tropicales y plantaciones de plátanos3,4. El paciente se queja normalmente de sensación de prurito, dolor y cuerpo extraño3. Las lesiones afectan fundamentalmente a los pies, y en especial a la zona periungueal de los dedos, talones y plantas, aunque puede afectar a cualquier parte del cuerpo que esté en contacto con el suelo infestado2–4. Los hallazgos cutáneos difieren, dependiendo de la fase de la enfermedad, y se correlacionan con el ciclo vital de la pulga incrustada2,3. La hembra de la pulga de la arena penetra en la epidermis del huésped, sobresaliendo el segmento abdominal posterior, para eliminar heces y depositar huevos (100-200/semana). Seguidamente se desarrolla una mácula pequeña de color pardo rojizo, que se transforma en la presentación clínica clásica: una pápula amarilla con un punto central oscuro. La ingurgitación subsiguiente de la pulga, a partir de la producción de huevos, causa edema, eritema, prurito y dolor1,2,4. De no tratarse, el ciclo vital de la pulga finaliza en 4 o 6 semanas, y forma una pápula de costra negra1,2,4. Aunque el diagnóstico de tungiasis es clínico, la dermatoscopia puede ser una herramienta útil, revelando poros centrales oscuros, estructuras ovales blancuzcas, fibras dendríticas plateadas y manchas de color negro azulado en muchos casos2. El diagnóstico diferencial incluye mordedura de artrópodos, absceso, ampolla, granuloma piogénico, leishmaniasis, quiste mixoide, myiasis o cuerpo extraño2. La biopsia cutánea revela frecuentemente restos de exoesqueleto y cáscaras de huevos4. La eliminación en condiciones estériles de cada pulga con agujas, o biopsias por raspado o punción es el tratamiento de elección. Tras la extracción, deberá tratarse la llaga con antibiótico tópico, debiendo considerarse tanto la profilaxis antibiótica oral como la vacuna contra el tétanos2,3,5. En pacientes con enfermedad grave, pueden utilizarse también ivermectina tópica, dimeticona tópica o tiabendazol oral2,5. Las complicaciones más considerables son las infecciones bacterianas secundarias tales como celulitis, necrosis cutánea, infección del tejido blando y tétanos2. La tungiasis es una infección emergente en viajeros a zonas endémicas, cuya mejor medida preventiva es llevar calzado cerrado. Por ello, es esencial realizar estas recomendaciones a los viajeros y evitar la infestación de este parásito2,3. Por tanto, los dermatólogos deben ser conscientes de esta infestación, a fin de tratarla con prontitud y prevenir complicaciones.

Conflicto de intereses

Los autores declaran la ausencia de conflicto de intereses.

Agradecimientos

Quisiéramos agradecer al Profesor Soares-de-Almeida y a los doctores Marta Lobo y Pablo Espinosa su aportación al examen histopatológico.

Bibliografía
[1]
G.V. Cagnon, D. Carvalho Dos Santos, H.A. Miot.
Tungiasis.
[2]
S.J. Coates, C. Thomas, O. Chosidow, D. Engelman, A.Y. Chang.
Ectoparasites: Pediculosis and tungiasis.
J Am Acad Dermatol, 82 (2020), pp. 551-569
[3]
L. Lopes, P. Filipe.
Residents’corner December 2013. sQUIZ your knowledge!.
Eur J Dermatol, 23 (2013), pp. 920-921
[4]
G. Nazzaro, G. Genovese, S. Veraldi.
Clinical and histopathologic study of 39 patients with imported tungiasis.
J Cutan Pathol, 46 (2019), pp. 251-255
[5]
J. Heukelbach.
Invited review. Tungiasis.
Rev Inst Med Trop Sao Paulo, 47 (2005), pp. 307-313
Copyright © 2022. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?