Información de la revista
Vol. 100. Núm. 1.
Páginas 80-82 (Febrero 2009)
CARTAS CIENTÍFICO-CLÍNICAS
DOI: 10.1016/S0001-7310(09)70065-1
Acceso a texto completo
Acrocordones secundarios a fricción por muleta
Visitas
...
M. Cabanillasa,
Autor para correspondencia
micabanillas@gmail.com

Miguel Cabanillas González. Servicio de Dermatología. Hospital Básico de la Defensa. Complejo Hospitalario Arquitecto Marcide-Novoa Santos. Ctra. San Pedro-Catabois s/n. 15405 Ferrol. A Coruña. España.
, B. Monteagudoa, J. Labandeirab, C. de las Herasa, J. Toribiob
a Servicio de Dermatología. Hospital Básico de la Defensa. Complejo Hospitalario Arquitecto Marcide-Novoa Santos. Ferrol. A Coruña. España
b Servicio de Dermatología. Complejo Hospitalario Universitario. Santiago de Compostela. A Coruña. España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Sr. Director:

Los acrocordones, también denominados fibromas blandos o pólipos fibroepiteliales, son las neoplasias fibrosas cutáneas más frecuentes, que afectan prácticamente al 50 % de los individuos1. Clínicamente son lesiones solitarias o múltiples, pediculadas, de consistencia blanda y tonalidad similar a la piel o hiperpigmentadas. Las localizaciones más frecuentes son el cuello, las axilas y las ingles. Pese a su elevada prevalencia, apenas existen referencias en la literatura especializada en relación con su etiopatogenia. El posible papel de la fricción mecánica en su desarrollo ha sido vagamente sugerido en la literatura. Aportamos un caso que manifiesta un papel evidente de este factor en su desarrollo

Se trata de un varón de 79 años con antecedentes personales de hipertensión arterial (HTA), insuficiencia venosa periférica, fractura de cadera izquierda en la infancia con osteólisis del extremo proximal del fémur (por la cual requería una muleta para caminar desde entonces) y artroplastia de cadera derecha, que fue remitido a nuestra consulta por un cuadro de lesiones en la axila izquierda que habían ido apareciendo de forma progresiva a lo largo de décadas hasta hacerse muy numerosas, provocando leves molestias locales al roce. Las lesiones se localizaban en la zona exacta de contacto con la muleta (fig. 1). En la exploración física se objetivó la presencia de una placa hiperpigmentada de piel engrosada con pliegues cutáneos marcados y superficie aterciopelada, sobre la cual asentaban gran número de lesiones pediculadas de consistencia blanda y tonalidad marrón clara (fig. 2). Llamaba la atención la ausencia completa de estas lesiones en la axila contralateral (fig. 3), así como en otras localizaciones corporales. Se realizó una toma de biopsia de una de las lesiones de la axila izquierda que mostró la presencia de una discreta acantosis y papilomatosis epidérmica con un estroma dérmico laxo, compatible con acantosis nigricans y acrocordones. Se realizó al mismo tiempo electrocirugía de los pólipos fibroepiteliales de mayor tamaño.

Figura 1.

Zona de contacto de la muleta con la axila izquierda.

(0,08MB).
Figura 2.

Área engrosada hiperpigmentada de superficie aterciopelada con multitud de fibromas blandos en superficie en la axila izquierda.

(0,09MB).
Figura 3.

Ausencia de lesiones en la axila derecha.

(0,07MB).

A pesar de su elevada frecuencia en la práctica clínica, existen escasas referencias en la literatura en torno a la etiopatogenia de los fibromas blandos. Se ha sugerido una posible asociación a pólipos de colon2, si bien ésta no ha sido confirmada en estudios posteriores3,4. Diversos estudios han postulado su asociación con diabetes mellitus5,6 y perfil lipídico aterogénico7, y hoy en día se consideran marcadores en muchos casos de obesidad y resistencia a la insulina8. No obstante, apenas existen referencias en la literatura en torno al papel de las fuerzas de fricción en el desarrollo de estas lesiones9, aun cuando las localizaciones más habituales de las mismas (axilas, cuello e ingles) son zonas corporales sometidas a roce continuo.

En nuestro caso, la relación de los acrocordones axilares de este paciente con el roce mantenido con la superficie de la muleta parece evidente, tanto por la coincidencia topográfica de las lesiones con la zona de apoyo como por la ausencia de lesiones en el lado contralateral. Por otra parte, la presencia concomitante en nuestro paciente de acantosis nigricans y fibromas blandos en la zona de roce continuo, en ausencia de obesidad o alteraciones del metabolismo hidrocarbonado, cuestionan la primacía de los factores metabólicos sobre el factor mecánico en el desarrollo de estas lesiones en pacientes obesos. Es posible que tanto la hiperplasia epidérmica de la acantosis nigricans como el aumento del tejido colágeno laxo de los fibromas blandos sean en muchos casos el simple reflejo de una respuesta adaptativa crónica de la piel a las fuerzas de fricción.

Conflicto de intereses

Declaramos no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1.]
R. Banik, D. Lubach.
Skin tags: localizations and frequencies according to sex and age.
Dermatologica, 174 (1987), pp. 180-183
[2.]
M. Beitler, A. Eng, M. Kilgour, M. Lebwohl.
Association between acrochordons and colonic polyps.
J Am Acad Dermatol, 14 (1986), pp. 1042-1044
[3.]
B.E. Gould, R.C. Ellison, H.L. Greene, J.D. Bernhard.
Lack of association between skin tags and colon polyps in a primary care setting.
Arch Intern Med, 148 (1988), pp. 1799-1800
[4.]
A.J. Akhtar, J. Zhuo.
Non-association between acrochordons and colonic polyps in a minority population.
J Natl Med Assoc, 95 (2003), pp. 746-749
[5.]
M. Kahana, E. Grossman, A. Feinstein, M. Ronnen, M. Cohen, M.S. Mollet.
Skin tags: a cutaneous marker for diabetes mellitus.
Acta Dematol Venereol, 67 (1987), pp. 175-177
[6.]
A. Rasi, R. Soltani-Arabshahi, N. Shahbazi.
Skin tag as a cutaneous marker for impaired carbohydrate metabolism: a case-control study.
Int J Dermatol, 46 (2007), pp. 1155-1159
[7.]
B.S. Erdoğan, S. Aktan, S. Rota, S. Ergin, D. Evliyaoğlu.
Skin tags and atherosclerotic risk factors.
J Dermatol, 32 (2005), pp. 371-375
[8.]
L. García Hidalgo.
Dermatological complications of obesity.
Am J Clin Dermatol, 3 (2002), pp. 497-506
[9.]
F. Allegue, C. Fachal, L. Pérez-Pérez.
Friction induced skin tags.
Dermatol Online J, 14 (2008), pp. 18
Copyright © 2009. Academia Española de Dermatología y Venereología
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
    NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
  • Material adicional
Herramientas
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
NOTICE Undefined index: tipo (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[1273])
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.