Información de la revista
Vol. 108. Núm. 9.
Páginas 882-884 (Noviembre 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 108. Núm. 9.
Páginas 882-884 (Noviembre 2017)
Carta científico-clínica
Acceso a texto completo
Liquen estriado en la infancia. ¿Una entidad relacionada con la dermatitis atópica?
Lichen Striatus in Childhood: Is It Associated With Atopic Dermatitis?
Visitas
...
M.I. García-Briz
Autor para correspondencia
mariwelchy@gmail.com

Autor para correspondencia.
, S. Santos-Alarcón, M.D. Fuertes-Prosper, A. Mateu-Puchades
Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Doctor Peset, Valencia, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sra. Directora:

El liquen estriado (LE) es una dermatosis adquirida, asintomática y poco frecuente, que afecta principalmente a la población pediátrica.

El diagnóstico suele ser clínico, ya que los hallazgos histológicos son variables y dependen del momento de la enfermedad. Se manifiesta como pápulas aplanadas, eritemato-descamativas, con una distribución lineal siguiendo las líneas de Blaschko (fig. 1).

Figura 1.

Imagen clínica del paciente con liquen estriado.

(0,84MB).

Se ha descrito una posible asociación con la dermatitis atópica1–5. Es por ello que nos planteamos este estudio retrospectivo, con el objetivo de describir las características de los niños con esta enfermedad y estudiar si en nuestra población existe una mayor asociación con la dermatitis atópica.

Presentamos una serie de casos de niños diagnosticados de liquen estriado en el Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Doctor Peset, desde el 1 de enero de 2008 hasta el momento actual, incluyendo a todos los pacientes menores de 18 años con clínica compatible.

En nuestros pacientes analizamos variables socio-demográficas, clínicas, histológicas, terapéuticas, así como su relación con posibles factores desencadenantes. Entre ellos cabe resaltar la dermatitis atópica, diagnosticada siguiendo los criterios de Hanifin y Rajka.

Se incluye un total de 35 pacientes con una media de edad de 5 años y con un predominio en el sexo femenino (fig. 2).

Figura 2.

Distribución de los pacientes según sexo.

(0,06MB).

Únicamente se realizaron 3 biopsias diagnósticas en aquellos casos con clínica dudosa. En el resto de pacientes las características de las lesiones fueron compatibles con esta entidad, sin plantear dudas que requirieran realizar un procedimiento invasivo.

Las lesiones fueron mayoritariamente asintomáticas (85,7%) y en caso de presentar síntomas el más frecuente fue el prurito (14,3%).

Los miembros inferiores fueron la principal localización afecta (57,2%). Ninguno de ellos presentaba onicodistrofia asociada.

La mayoría de las lesiones se manejaron con emolientes y fotoprotección (73,5%). En el resto se utilizaron corticoides tópicos.

En cuanto a la evolución, se perdió el seguimiento en 16 pacientes. Ninguno de ellos volvió a ser remitido a nuestro servicio por su pediatra o médico de atención primaria. En el resto de pacientes se obtuvo una respuesta completa excepto un caso con mejoría parcial.

Respecto a los posibles factores relacionados, en 2 historias clínicas se especificaba la aparición de las lesiones tras el diagnóstico de una infección previa.

Sin embargo, en relación con la dermatitis atópica, 9 pacientes presentaban diagnóstico previo realizado por un especialista. En 5 pacientes se describen estigmas de atopia en la anamnesis (más frecuentemente la pitiriasis alba) y en un paciente se recogen antecedentes familiares de primer grado.

Respecto a otras enfermedades relacionadas, 9 niños presentaban hiperreactividad bronquial (25,7%) y 3 casos estaban diagnosticados de algún tipo de alergia.

El liquen estriado es una dermatosis adquirida, asintomática y poco frecuente, que afecta principalmente a la población pediátrica con predominio en el sexo femenino1,2,6.

Las lesiones suelen ser asintomáticas, siendo el prurito el síntoma más frecuente6.

Esta enfermedad suele resolverse espontáneamente en un plazo de entre 6 y 24 meses. En algunos casos puede persistir una hipopigmentación residual transitoria. Por ello, es conveniente explicar a los pacientes y a sus padres que se trata de un cuadro benigno, individualizando la actitud terapéutica.

Diversos autores han propuesto como posibles estímulos desencadenantes cambios estacionales sin unanimidad en los resultados, ya que en algunos llama la atención el aumento de incidencia en época estival3,7, mientras que en otros predominan en otoño e invierno1. De esta observación se origina la asociación de procesos infecciosos como factor precipitante8, sin poder encontrar esta relación en nuestros pacientes. En la serie de 115 casos con LE estudiada por Patrizi et al., únicamente 3 niños presentan síntomas prodrómicos sugestivos de infección viral, por lo que tampoco pueden confirmar esta teoría a pesar de estudiar a un mayor número de pacientes1.

A su vez, estudios retrospectivos han destacado la relación entre dermatitis atópica y LE1–5, considerándose que la alteración inmunitaria presente en la dermatitis atópica podría ser un factor predisponente a la inducción de un LE. Otros autores como Happle9, sugieren que esta enfermedad debería incluirse dentro de los trastornos adquiridos con distribución/disposición nevoide y postulan que podría representar una forma en mosaico de dermatitis atópica.

En nuestra serie se refuerza lo anteriormente descrito por estudios con mayor número de casos, en los que se deduce que la dermatitis atópica podría ser considerada como factor predisponente de LE1.

Sin embargo, los resultados descritos en la literatura se basan en estudios retrospectivos, por lo que se requieren estudios prospectivos con un mayor número de pacientes que permitan investigar su asociación con factores desencadenantes y enfermedades concomitantes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
A. Patrizi, I. Neri, C. Fiorentini, A. Bonci, G. Ricci.
Lichen striatus: Clinical and laboratory features of 115 children.
Pediatr Dermatol, 21 (2004), pp. 197-204
[2]
K. Taniguchi, L. Parolin, S. Giraldi, V.O. Carvalho, C. de Oliveira, H. Favre.
Lichen striatus: Description of 89 cases in children.
Pediatr Dermatol, 21 (2004), pp. 440-443
[3]
L. Peramiquel, E. Baselga, J. Krauel, J. Palou, A. Alomar.
Liquen estriado sistematizado bilateral.
Actas Dermosifiliogr, 95 (2004), pp. 126-128
[4]
K. Toda, H. Okamoto, T. Horito.
Lichen striatus.
Int J Dermatol, 25 (1986), pp. 584-585
[5]
V. Di lernia, G. Ricci, A. Bonci, A. Patrizi.
Lichen striatus and atopy.
Int J Dermatol, 30 (1991), pp. 453-454
[6]
C. Ramos, F. Bravo.
Liquen estriado.
Folia dermatol. Peru, 20 (2009), pp. 121-124
[7]
D. Kennedy, M. Rogers.
Lichen striatus.
Pediatr Dermatol, 13 (1996), pp. 95-99
[8]
C. Hafner, M. Landthaler, T. Vogt.
Lichen striatus (blaschitis) following varicella infection.
J Eur Acad Dermatol Venereol, 20 (2006), pp. 1345-1347
[9]
R. Happle.
Mosaicism in Human Skin.
Springer-Verlag, (2014), pp. 194
Copyright © 2017. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?